TÚ Y YO SOMOS TRES

Regias noticias: la cartera y la bragueta

La opacidad sobre el dinero de Juan Carlos I comienza a diluirse: TVE informa sin vetos ni censuras

En el Telediario informaron ampliamente.

Se lee en minutos

Estas nuevas gestas, tan millonarias y tan regias, de Juan Carlos I, que está investigando la fiscalía de Suiza, han provocado un curioso reflejo televisivo. En el Telediario de TVE el tema ha recibido una atención muy cumplida. Ni han escamoteado nada, ni han silenciado, ni se han escabullido. ¡Ah! Es noticia que TVE no se haya instalado en la opacidad sobre los tejemanejes atribuidos al monarca-bis. Es verdad que en el terreno de la bragueta, con sus entrañables amigas desperdigadas por el mundo, ya se levantó hace tiempo la censura. Pero en cuanto a las turbias mordídas en TVE todavía imperaba la omertà informativa.

Esta vez no. En el Telediario estrella, de las 21 horas del jueves, elevaron el asunto a categoría de noticia destacada, y luego la detallaron con amplitud. Es curioso, mientras en TVE informaban, en las Noticias de A-3 TV pasaban de puntillas. Lo enfocaron  de forma sesgada, tramposilla («Roces en el Gobierno» decía el rótulo de arranque). Es decir, en lugar de informarnos sobre los oscuros tinglados monetarios del emérito, desviaron el foco de atención resaltando que los dos socios del Gobierno ¡otra vez no se ponen de acuerdo!  ¡Ahh! Se les vió un poco el plumero, sí.

En el campo del humor ha sido distinto. Ahí encontramos siempre la mejor información camuflada de humorismo. En El intermedio se preguntaban por qué el rey Abdul Aziz Al Saud de Arabia Saudí le dio a Juan Carlos I 100 millones de dólares de tapadillo, metidos en cuentas opacas a través de un testaferro. La pregunta es pertinente. Normalmente quien paga las comisiones es el constructor. Lo hace para asegurarse que el corrupto de turno le asigne la obra. En este caso parece que se trata del AVE a La Meca. O sea que tirando del hilo a lo mejor se descubre que además de los 100 millones saudíes hay también comisiones millonarias pagadas por los constructores del AVE, que son de aquí.

Te puede interesar

Pero lo que más indignó a Wyoming –y aquí vienen las risas– es que le haya regalado 60 millones a Corinna, mientras a otra amante que tenía por Ginebra solo le haya dado uno. «¡Qué injusticia!», clamaba Wyoming. Añadiendo: «Y mucho peor lo que le ha ocurrido a la viuda del pobre elefante de Botswana: a esa ni un duro». Tiene razón: le mata al marido y no le da ni un euro de compensación. ¡Ahh! Un Toisón de Oro para esta elefanta viuda sería de justicia.