04 jun 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

No les gusta ni a Cayetana ni a Roures

Ferran Monegal

Ferreras, contestando a Cayetana (La Sexta).

Se acaba de pronunciar Cayetana Álvarez de Toledo con un furibundo ataque a La Sexta. Una cosa colérica y encrespada. Ha dicho, en tono virulento: «La Sexta hace negocio con la erosión de los valores de nuestra democracia. TV-3, también. Pero lo de La Sexta alguien tiene que decirlo». Y Ferreras, desde Al rojo vivo, sobre la marcha, le ha dedicado una contundente respuesta. «Cayetana es la portavoz del odio del PP. Son liberales de hojalata. Ha puesto en marcha un ataque a la libertad de expresión para disfrute de Aznar y del sector que añora VOX», y mirando fijamente a la pantalla añadió: «Que le quede claro a Cayetana: vamos a seguir contando lo que ocurre en Cataunya. Vamos a seguir hablando con todos los protagonistas: con los independentistas, con los españolistas y también con los que están hartos. Y no le vamos a pedir permiso a esta especialista en manipulación. No nos asustan sus mentiras y amenazas». ¡Ah! Un comienzo de semana, y de mes, la mar de energizante, sí señores.

No parece que el ataque de la señora Cayetana sea un pronto que le haya sobrevenido de improviso a título personal. La advertencia de Ferreras sobre quién hay detrás de la embestida, o sea, ese interesante y meditable aviso. «Para disfrute de Aznar y del sector que añora VOX» es un nítido mensaje al tremendo expresidente que se resiste a ser decorativo jarrón chino del PP y quiere seguir siendo cuaderno de bitácora y piloto. No agrada en ciertos sectores de la derecha intransigente –menos todavía en la extrema– que en los platós de La Sexta den cabida, y se de voz, a indepes, a no indepes, a equidistantes, a republicanos, a monárquicos, a los que están hasta el gorro de todos y hasta a los apátridas también. Curiosamente, La Sexta tampoco agrada en las parcelas del processisme radical. Por eso Ferreras concluyó con esta sabrosa pincelada: «Es curioso, a Cayetana, portavoz del PP, y al empresario Jaume Roures, hay algo que les une: a ninguno de los dos les gusta La Sexta. Eso significa que estamos en el camino correcto».
Colosal paradoja. En la zona dura del PP abominan de La Sexta. Y en el otro extremo ideológico, uno de los que fundó la cadena –hoy accionista residual– parece que también la aborrece. ¡Ahh! Qué extraños compañeros de trinchera, con La Sexta como objeto de tiro al blanco.