01 jun 2020

Ir a contenido

CANTANTE ACTIVISTA

Mon Laferte, la voz sin miedo de Chile

La intérprete de pop, boleros, cumbia y rock se ha convertido en una celebridad que denuncia las atrocidades cometidas por el Estado chileno

Abel Gilbert

La cantante Mon  Laferte, durante el Festival Internacional de Viña del Mar en Chile, el pasado 24 de febrero.

La cantante Mon  Laferte, durante el Festival Internacional de Viña del Mar en Chile, el pasado 24 de febrero. / Javier Torrres / AFP

La mujer más fuerte que el miedo”, la llamó el diario La Tercera. La chilena Norma Monserrat Bustamante Laferte ha conocido en su infancia y juventud la zozobra, la privación y la falta de horizonte. Un día ganó un concurso televisivo de canto. Luego partió a México. El mercado discográfico la vio renacer como Mon Laferte. Devino celebridad, al compás del pop, el bolero, la cumbia y el rock. Ha vendido millones de copias digitales. Ha recorrido el mundo y se ha codeado con luminarias internacionales. El vídeo de Tu falta de querer tiene en Youtube 240 millones de visitas. Mon llegó lejos, muy lejos, pero un malestar se anidaba en esta cantautora. “Por eso te hago esta canción de mierda/ Con la más simple armonía/ Voy a clavarte esta melodía”, cantó en clave feminista meses atrás y eso fue apenas un indicio.

Mon Laferte canta ’Mi buen amor’ en acústico. / CAMILA TOVAR/ FOTO: RICARD FADRIQUE

Mon nació en 1983, el año que recomenzaron las protestas contra la dictadura del general Augusto Pinochet. Ella creció en medio de los estremecimientos sociales que desembocaron en la salida pactada del régimen militar. Sus años transcurrieron bajo el credo neoliberal. Pudo haber sido como muchas de las chicas de Viña del Mar, su ciudad natal, que archivaron sus sueños muy pronto. Por eso ha dicho una y otra vez que nunca olvida sus orígenes ni sus circunstancias. De pronto, Chile se convirtió en un volcán. El estallido social la encontró lejos y también cerca. Y ahí quizá Laferte se encontró finalmente consigo misma. “La gente salió a manifestarse y el Estado está reprimiendo al pueblo de una manera brutal, disparando y sacando al Ejército a la calle”, escribió el mismo 18 de octubre que su país comenzó a ponerse patas para arriba.

La transformación

 La estrella se transformó en activista. El 5 de noviembre el mundo la vio asomarse a los Premios Grammy con el pecho semidesnudo. “En Chile torturan, violan y matan”, escribió sobre su cuerpo. La inocencia se había difuminado por completo de su rostro. Fue así que la chica que cantaba “quiero ver tu perversión/ hasta donde llegas, hasta dónde me has llevado” en Amárrame, se mostró de repente empática con el colectivo Las Tesis que grabó Un violador en tu camino y dio vuelta al mundo con esa acción contra el machismo.

Su respuesta musical a los cacerolazos y las marchas, los gases lacrimógenos y disparos policiales que dejaron 300 personas con traumas oculares y algunas cegueras fue la canción Plata Ta Tá. El video se estrenó el 5 de diciembre y las redes explotaron. “Esta generación tiene la revolución/ Con el celular tiene más poder que Donald Trump”, cantó. Los teléfonos se habían convertido en los principales difusores del estallido. “Aunque nos quedemos cojos/ Aunque nos arranquen los ojos/ Le entré al reguetón y hasta el culo te muevo/ Pa’ así mandarte el mensaje de nuevo”.

Festival de Viña del Mar

Laferte denunció a la policía militar (carabineros) como responsable de la violencia y los incendios a muchos supermercados. Las fuerzas de seguridad trataron de llevarla a juicio. La semana pasada se presentó por segunda vez en el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, a 120 kilómetros de Santiago. “Es tan difícil quedarse callado cuando uno lo vivió en carne propia. No todo el mundo sabe lo que es cagarse de hambre de verdad, y sé que yo ahora tengo privilegios", dijo. “Todo el mundo me decía que tenía que cancelar, que no se podía hacer una fiesta en medio de todas las injusticias sociales”, le contó a un público fiel. “¡El que no salta es paco (carabinero)!”, gritó la audiencia y ella hizo lo mismo. “Me querían citar a declarar por un delito. ¿Puede ser un delito expresar una opinión?”, se preguntó. “¡No estás sola!”, le hizo saber la multitud. Luego cantó Plata Ta Tá.

Jorge Coulón, fundador de Inti Illimani, uno de los históricos grupos de folclore que tuvieron que irse al exilio tras el golpe de 1973, la vio por televisión y, conmovido, le escribió un poema. “Tenemos nuestro gorrión/ la Piaf de Gomez Carreño/ la que no nos vende sueños/ ni trafica la emoción/ Ella esgrime la canción/ porque sabe que la suerte/ te da vida o te  da muerte/ pero no regala nada/ tu batalla está ganada/eres nuestra Mon Laferte”. La viñamarina ha cobrado nuevas alas. El vuelo sigue.

Temas Chile Música