11 ago 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Roures coge el fusil, tiemble Bartomeu

Ferran Monegal

Jaume Roures, en ’Mes 3/24’ (TV-3). 

Acaba de aparecer Jaume Roures en el programa Mes 3/24 (TV-3). Xavier Graset le ha preguntado por ese feo y turbio asunto de la directiva del Barça. Al parecer pagaban a una empresa especialista en lanzar bulos y fakes para desprestigiar a todo aquel que sea disidente o crítico con la gestión de Josep Maria Bartomeu y directivos aledaños. Roures ha contestado: «Es algo vomitivo.  Les han pillado con el carrito del helado. Hay abundante documentación comprometedora sobre la directiva del Barça, con esa empresa que han contratado para que vaya contra mí, contra Piqué, Messi, Guardiola, Victor Font.... Creí que ya no había enfermos con esta dimensión. Aquí lo más grave es el agujero económico que ha causado la directiva. Es un agujero muy negro que no se arreglará. Nadie controla nada». O sea, Roures ha cogido el fusil y ha comenzado a disparar. ¡Ah! Tiemblen Bartomeu y sus adláteres. Mal asunto tener a Roures de enemigo. Su habilidad como estratega, su potencia económica, y sus relaciones, son colosales. Dicen que se sabe de memoria El arte de la guerra de Sun Tzu, y también la Técnica del golpe de Estado de Curzio Malaparte.  TV-3 es prácticamente su casa. Y si prospera el plan podemita a lo mejor TVE también muy pronto lo será. Recuerden el dato: el primer encuentro entre Iglesias y Junqueras, en agosto de 2017, fue en casa de Roures. Una cena clave.

Si acaba de confirmarse –como todo parece indicar– que la chapucera martingala difamatoria es un encargo de la actual directiva del Barça, comience Bartomeu a preocuparse de verdad. La perdigonada fundamental de Roures, usando TV-3 como peana, ha sido cuando ha denunciado el agujero negro que la actual directiva ha instalado. Así comenzó el derrocamiento de Fulgencio Batista y el asalto al cuartel de Moncada. Deberían documentarse los capitostes del Barça. Revisen aquel filme documental sobre Fidel CastroComandante, que dirigió Oliver Stone y cuyo productor ejecutivo era Roures. Allí se le ve, departiendo con el comandante Juan Almeida, el número tres en la escala de mando, detrás de Fidel y de Raúl Castro. ¡Ah! Seguro que el prestigioso Almeida le debió iluminar en el arte del asalto. Lo más tremendo es que en esta ocasión parece que Roures tiene toda la razón. Razón y potencia descomunal conforman una combinación letal.