03 jul 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Siete segundos de gloria y un selfi

Ferran Monegal

Gisela, invitada en ’Operación triunfo’ (TVE-1).

No sé qué pasa con la actual edición de Operación Triunfo (TVE-1): los pocos concursantes que me gustan, los van echando sistemáticamente. No va sobrado este certamen de talentos. Monotonía. Noches frías de invierno. Y que don Antonio Machado me perdone. Esta semana, Nia ha causado furor. Arden las redes. Me temo que  la excitación no ha sido por el tema que cantó (Around the world) ,sino por el look indumentario con el que la vistieron. La pusieron en plan vedete. ¡Ah! Palidezca Beyoncé. Lo más trascendente de esta gala fue cuando apareció la delicada Gisela. Le preguntaron por su intervención en los Oscar. Contestó: «Maravilloso. Canté durante siete segundos, vi a Leonardo DiCaprio y a Brad Pitt, y me hice una foto con Tom Hanks». ¡Ahh! Dieciocho años después de haber concursado en el primer OT del 2001, y tras una importante carrera musical, Gisela ha podido cantar siete segundos en los Oscar y hacerse un selfi con el mejor Robinson Crusoe de la empresa de paquetería Fedex. Lo más bonito de ese apunte ha sido la humildad de Gisela«Lo humilde abate lo soberbio», escribió Lope de Vega. Para un hispano, que te den siete segundos en Hollywood no es una insignificancia, es una gesta. Eso lo sabe bien Antonio Banderas, pongamos por ejemplo.

En otra gala musical de TVE-1, Prodigios, que acaba de iniciar su segunda temporada, esta semana invitaron a Miguel Ríos. Cantó un tema extraordinariamente profundo, Todo a pulmón, del argentino Alejandro Lerner«Qué dificil se me hace/ mantenerme en este viaje/ sin saber a dónde voy/ Qué dificil se me hace/ mantenerme con coraje/ defender mi ideología/ buena o mala pero mía/ tan humana/ como la contradicción» ¡Ah! Cuando Miguel Ríos recitaba estos versos, en aquel teatro de Valladolid donde se estaba grabando la gala se hizo un gran silencio. Un silencio como aquel que don Manuel Azaña y Díaz reclamaba que se hiciera en toda España para que pudiéramos aprovechar para pensar, y que nunca consiguió. «Qué difícil se me hace/ seguir pagando el peaje/ de esta ruta de locura y ambición». Y cuando el pulmón de la melodía calló, se acercó Ainhoa Arteta, se arrodilló ante Ríos, y exclamó: «Tú fuiste mi primer amor, cuando yo era pequeña». ¡Ah! A pesar de lo que dicen en First dates, encontrar amor en la tele es una rareza. Solo briznas de esperanza. Siete segundos. Un selfi.