02 abr 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

El virus: necesitamos el 'Redes' de Punset

Ferran Monegal

El doctor Corbella, con Cristina Puig, en FAQS (TV-3).


Para redimensionar la magnitud del impacto emocional del coronavirus, Cristina Puig ha entrevistado al doctor Joan Corbella. Caminaban por el aeropuerto. «¿Hay psicosis, hay miedo, al coronavirus?» le preguntó. «Es importante tener miedo» contestó el médico que alcanzó tanta popularidad en TV-3 «El miedo nos lleva a la prudencia. No se puede vivir sin miedo» sentenció. Y entonces Cristina argumentó: «Pues Eduard Punset decía que la felicidad es la ausencia del miedo».

¡Ahh! Celebro que Cristina Puig se haya acordado de Punset. En estos días de zozobra vírica, yo le echo mucho de menos. Ahora, en todos los programas de tertulias y debates, el asunto del coronavirus es el tema estrella. Los mismos opinadores y tertulianos que hablan de política, o del precio de la ternera, esos mismos opinadores –salvo raras excepciones– ahora pasan a pontificar sobre el coronavirus con una tranquilidad pasmosa.

No arrojan luz. Lo maximo que hacen son especulaciones. Punset ahora nos haría un Redes, o varios, con garantías y fundamento. Probablemente arrancaría diciéndonos aquello que me dijo unan vez, en Telemonegal (BTV, noviembre 2004): que el ciclo reproductor de un virus es de una efectividad tremenda. Al contrario que la especie humana, que tenemos que juntarnos dos para fabricar a un tercero –cosa que Punset, con toda la razón, consideraba un despilfarro, un derroche tremendo– el virus en cambio penetra en la célula y hace como ella, se reproduce escindiendose, por mitosis, y multiplica su propia reproducción de forma tan temible como perfecta.

Ante el ruido generado en aquelarres diversos, un Redes de Punset sobre el coronavirus hoy arrojaría luz a la audiencia. Acierta Cristina cuando cita una de las  advertencias punsetianas más famosas: «La felicidad es la ausencia de miedo».
Y seguramente Punset nos hablaría también del sentido de la felicidad, y nos diría lo que nos contó en un Redes de julio de 2009: «El momento más feliz de mi perra Pastora es cuando observa cómo le preparo los cereales». ¡Ah!  Pastora era feliz viendo a Punset a punto de servirle  la comida, porque cuando comenzaba a comer la felicidad iba desapareciendo a la misma velocidad que se iba zampando la cena. ¡Grande Punset! Cómo echo de menos su Redes.