03 abr 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Oriol Tarrasón: "No me suelen llamar para comedia; tengo cara de galán"

El actor de 'Los misterios de Laura', protagoniza 'El nudo', la primera serie original de Atresplayer, un 'thirller' con amores prohibidos y mucha intriga

Inés Álvarez

Oriol Tarrasón, en ’El nudo’. 

Oriol Tarrasón, en ’El nudo’.  / JAVIER DE AGUSTÍN

Para Oriol Tarrasón (Barcelona, 1969) el 2019 ha sido un gran año. Ha podido aparcar su perfil de galán para hacer reír en Señoras del (h)AMPA (Tele 5), ha trabajado en su catalán materno en Com si fos ahir (TV-3) y ha dado vida a un personaje que, pese a tenerlo todo, decide cambiar su vida en el thriller El nudo, primera serie original de Atresplayer Premium (plataforma de Atresmedia). Eso sin dejar el teatro, donde cosecha éxitos con su compañía, Les Antonietes. Y aún dice que tiene todos los sueños del mundo por cumplir.

Enhorabuena. El nudo ha logrado récord de audiencia en la plataforma.

Es que engancha. Porque quieres entender qué ha pasado. Los  actores, que tampoco sabíamos nada, cuando leíamos los guiones, quedábamos atrapados. Mi personaje tiene un accidente y se intuye que no iba solo. Pero ¿con quién? ¿A dónde iba? ¿Por qué? Y responder a esas preguntas es la parte del thriller. Y luego está la parte emocional: ver qué pasa cuando una persona un día se da cuenta de que necesita cambios. Y eso conlleva conflictos emocionales con la pareja, con la familia, amores prohibidos, pasiones...

Quiere cambiar pese a que lo tiene todo. Sorprendente.

Sí. Eso es lo que me gusta de este personaje. Es rector en la universidad, tiene prestigio y muchísimo dinero. Y es feliz en su familia. Pero cree que le falta algo y se atreve a cambiar. Aunque le cueste. Es algo que nos puede pasar a todos. 

Y se encuentra con otra persona que tiene la misma necesidad. Una mujer, ¿cierto?

Sí. Su alma gemela. Hay un punto de conexión. Y eso va a llevar a consecuencias para los demás. De ahí la culpa, la responsabilidad. Porque tienen hijos. Y hay gente que no se separa por los hijos.

"La serie 'El nudo' es un 'thriller' que engancha. Los actoes, al leer los guiones, quedábamos atrapados"

Vuelve a hacer un papel principal en una serie propia de prime time.

Sí. El primero fue en Los misterios de Laura (TVE-1). Aún recibo mensajes por las redes sociales. Cada día. No exagero. Porque se pasa en otros canales. Y en Sudamérica. Casi hemos hecho una serie de culto. Si no la hubieran cortado, aún estaría en antena. La gente nos pregunta si volveremos. Como si tuviéramos algo que ver los actores. Yo, encantado.

Aunque ya había hecho teatro, ese papel le dio mucha popularidad. El poder de la tele...

Sí. Y eso que entonces no había redes. Porque ahora la popularidad tiene mucho que ver con ellas. ¡Aún así llegamos a tener un 21% de cuota!

Miquel Fernández, Natalia Verbeke, Cristina Plazas y Oriol Tarrasón / ATRESMEDIA

También intervino en Señoras del (h) AMPA, de Tele 5.

Fue muy divertido. Y decían que se reían conmigo. Pero no me suelen llamar para hacer comedia. Tengo cara de galán.

El teatro, eso sí, siempre está ahí.

Sí. Hicimos Otelo hace dos años y aún estamos de bolos. También estamos de gira de Un dia qualsevol, con la que volvemos en junio a La Villarroel. ¡Hasta hacemos bolos de la obra Mambo!

"Me gusta mi personaje de la serie de Atresplayer Premium porque lo tiene todo y se atreve a cambiar"

¿Se siente más dramaturgo, director teatral o actor?

Me gusta hacerlo todo. Cuando diriges o escribes, cuentas las historias que quieres contar, y cuando actúas, eres parte del engranaje para contar la historia de otra persona. Y esto me gusta mucho, porque veo otras maneras de contar, pero contar tus propias historias, dudas, miedos, momentos existenciales… es muy importante. Cuando se representaba  Un dia qualsevol, estaba en Madrid grabando El nudo y venía cada fin de semana a ver las funciones. Alucinaba viendo al público levantándose para aplaudir. Me decían: «¿Vas otra vez a Barcelona a verlo?» Y respondía: «¡Es que no quiero no verlo!».

¡Qué delicia esa obra!

Sí. Después de Otelo, que me agotó, necesitaba hacer algo más feliz. Y Un dia qualsevol fue un poco catártico.

Uno se pregunta si trabaja en series para ganar dinero para su compañía, Les Antonietes.

A mí me encanta actuar. Es cierto que la tele me ha permitido ser un poco más conocido y me ha dado  una tranquilidad económica para poder hacer teatro, sí. Aunque me pase la vida en el AVE. Una cosa lleva a la otra, pero no hago una cosa para hacer la otra. Me gusta actuar, porque es centrarte en un proyecto, relajarte…  La diferencia está en que un actor piensa solo en su personaje y un director, en todo: los personajes, el vestuario... Todo. Cuando llevo mucho tiempo dirigiendo, me gusta mucho actuar. Y ver cómo trabajan los demás. Yo no lo había hecho con Jordi Frades, el director de El nudo, y es increíble. Un monstruo. Me ha abierto la cabeza para aplicar ideas en nuevos proyectos.

"Aún recibo mensaje por las redes por 'Los misterios de Laura'. Cada día. No exagero. Me preguntan si volvemos"

¿Y cómo ha sido trabajar en TV-3, en Com si fos ahir? La última había sido el 2012 en Gran Nord.

Yo siempre he querido trabajar en TV-3. Es mi tierra. La tele que ven mis padres. Y actuar en catalán. No es una cuestión de lenguas, pero como siempre actúo en castellano, supone un pequeño esfuerzo, porque el ritmo del idioma es diferente. Además, conozco a todos los actores   del teatro y en esta serie he podido trabajar con ellos.

Este año ha intervenido en Señoras del (h) AMPA, Com si fos ahir, El nudo, Un dia qualsevol…

Y una película rodada en València.

No me extraña que viva en el AVE. Va y viene de Madrid, porque ya no tiene casa en esta Barcelona de la gentrificación.

Cierto, ya no la tengo. Se acabó el contrato y nos echaron a todos para hacer pisos turísticos. Entonces pensé que en vez de buscar otra casa en Barcelona me quedaría en Madrid.

¿Cómo valora la irrupción de las plataformas?

Para los actores está muy bien porque hay más trabajo; para el público, también, porque tiene más donde escoger…  Aunque  hay gente a la que cuando las cosas van bien le encanta ser pesimista. Dicenque esto se va a acabar porque no se puede consumir todo. Pero también hay muchos libros y la gente sigue escribiendo. Y haciendo películas. Y queriendo entretenerse. Estamos tan acostumbrados a tener una industria del entretenimiento tan mediocre que cuando nos va bien, parece que no nos lo merezcamos y no nos lo creemos. 

María Pujalte y Oriol Tarrasón, en 'Los misterios de Laura' / RTVE

Y eso que exportamos series. ¿Seguimos teniendo complejos?

El español medio está acomplejado. Y eso que aquí no somos tontos: hay buenos científicos, artistas... de todo. Pero automáticamente pensamos que nos va mal y a los otros les va bien. En lugar de tomar apuntes y decir, ¿qué están haciendo que yo soy incapaz de hacer? Y hagámoslo fuerte para que no sea un tirón esporádico. No pensemos que esto se va a acabar. Creemos una industria. 

¿Oriol Tarrasón tiene aún sueños por cumplir?

Todos. Volvemos a la Villarroel con Un dia qualsevol, y con un amigo que tiene una productora preparamos dos proyectos audiovisuales con guiones míos. Aún quedan muchos por cumplir. Yo sueño cada día.

Los sueños generan creatividad.

Sí. La cabeza va sola y aprovechas esa energía.

¿Forma ya parte de su vida ir de aquí para allá?

Es la manera que tengo de vivir. He estado un tiempo quieto en Madrid y me apetecía, porque antes no paraba de coger el AVE y estaba cansado. Aunque cuando toca viajar, encantado.