19 feb 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Entrevista a España

Ferran Monegal

 Buenafuente entrevistó a España (#0).

Preocupado por eso que dicen algunos, que España se rompe, que España se agrieta, que España se va a desmembrar, Andreu Buenafuente decidió la otra noche salir de dudas tan amargas y citar a España en su plató de Late motiv y entrevistarla. ¡Ah! Qué interesante golpe escenográfico. Apareció en efecto, España. Era el siempre divertido y estrafalario humorista David Fernández. Salió vestido con todo el mapa autonómico nacional a modo de abrigo indumentario. Buenafuente le preguntó cómo estaba, cómo se sentía, cómo se encontraba. Y España respondió: «Me van doliendo cositas. Ya tengo una edad. Por esa zona de aquí –y señaló Catalunya– me dan tironcillos. Una vez se me salió de sitio –o sea, como un hombro dislocado– y pasé un mal rato. Hubo que aplicar el 155. Tengo un corazón muy grande». Y al escuchar eso de "tengo un corazón muy grande'",  Buenafuente, enternecido, reclinó su cabeza sobre el pecho de España, para auscultarle el corazón, que resulta que está situado –viendo donde ponía la oreja Buenafuente– entre el norte de Soria y el sur de La Rioja, probablemente en la Sierra Cebollera, que es un parque natural muy sano y ventilado.

¡Ahh! Eso de entrevistar ahora a España es acertado. Mirando los distintos canales del telehipódromo estatal, no se ve claro qué es hoy España. Si su resumen es una bandera, cada vez que hay manifestaciones políticas por las calles la tele nos muestra que esa bandera es propiedad de la derecha y de la extrema derecha. Parece que sea de ellos en exclusividad. Fonéticamente hablando, y también territorialmente hablando, tampoco nos queda claro. En TV-3, por ejemplo, nunca pronuncian la palabra España como ente estatal en el que están englobados, menos cuando se trata de expresiones como «Espanya ens roba» o «Espanya Estat opressor» y similares. De hecho, ante cualquier noticia o suceso que afecta a todo el territorio nacional, después de explicar la incidencia en Catalunya nunca dicen "i a la resta de Espanya", sino ‘i a la resta de la Península" que es una forma, ilusoria, que pretende imaginar que en Sant Joan Despí no hay españoles, sino peninsulares. ¡Ahh! De esta interesante entrevista a España lo más enternecedor ha sido cuando dio a entender que, aplicando el 155, la zona dislocada se le había curado. Esa también es una cándida ingenuidad.