21 feb 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Se divorcian, pero están encadenados

Merche y Antonio firman una separación imposible: 'Cuéntame'... necesita que sigan atados

Ferran Monegal

Merche y Antonio se han separado (’Cuéntame’ TVE-1).

El mundo de los fans de Cuéntame... (TVE-1) lleva cinco días conmocionado. Merche Antonio se han divorciado. Hay llanto en la red. Un dolor insoportable. ¡Ahh! Sosiéguense estas craturas cándidas. Esta pareja, hoy aparentemente rota, volverá a juntarse. De hecho ya se separaron hace cuatro o cinco temporadas atrás. Antonio alquiló un pisito de soltero. Cuando salía a la calle parecía un naúfrago en mitad del asfalto. No duraron ni tres meses alejados. Ahora, antes de firmar los papeles, ocurre entre ellos una conversación muy agria. Reproches. Últimas dentelladas antes de romper la baraja. Merche, implacable, le suelta esta frase: «Llevo cuarenta años esforzándome por ser la mujer que tú querías. Tú, en cambio, siempre has sido lo que querías ser»

¡Ah! Este culebrón se salva, sobre todo, por los diálogos. Los guionistas saben elevar a categoría lo que ha acabado siendo, simplemente, la telenovela de los Alcántara. Intuyo que pasarán unos meses separados. Antonio buscará un poco de refugio en su nueva vecina,  Catalina (Natalia Millán) que la han fichado para que haga de oasis momentáneo. Y Merche se acercará a Max (Ramón Madaula), y ocurrirá lo que cantaba Machín en su bolero:: «No quiero arrepentirme después / de lo que pudo haber sido y no fue». Pero en este aparente alejamiento, Merche Antonio seguirán encadenados. Sin ellos dos no hay Cuéntame... ni nada.  Forzando la metáfora, son como Iglesias Sánchez. Veo en la tele a acreditados tertulianos  que aseguran que guionistas del PP, de C’s y de Vox, ya están escribiendo el rompimiento del nuevo gobierno recien conformado. Auguran que será dentro de nada. Les embarga una alegría extraordinaria. ¡Ah! No contemplan un factor fundamental: aunque entre ellos se lancen perdigonadas, retener el poder, mandar, cohesiona una barbaridad.

PALPITACIONES .–  El festival cornúpeta de La isla de las tentaciones (T-5) tiene una audiencia colosal. Ver como les crecen los cuernos a los demás parece que entretiene mucho al personal. Uno de los pollastres, Rubén se ha acercado a la hermosa Fani y le ha susurrado: «Te miro y siento palpitaciones en el nabo». ¡Ahh! Aquí lo tremendo no es que Rubén tenga el cacahuete palpitante, aquí lo trágico es ver al pobre Christopher, el novio de Fani, deambulando con más cornamenta que el padre de Bambi.