06 jun 2020

Ir a contenido

premio planeta 2017

Javier Sierra: "La tele que se consume hoy se parece mucho a una biblioteca"

El escritor muestra su satisfacción de poder contar en 'Otros mundos', de Movistar+, los grandes enigmas y misterios de la historia de una forma muy original

Inés Álvarez

Javier Sierra, en una imagen promocional de ’Otros mundos’. 

Javier Sierra, en una imagen promocional de ’Otros mundos’.  / MOVISTAR+

El escritor Javier Sierra cuenta en su haber con un premio Planeta, el que logró en el 2017 con 'El fuego invisible', y con el mérito de ser el autor español más vendido en EEEU y uno de los más traducidos. Pero no contento con esto, hace unos años se lanzó al mundo audiovisual para explicar los grandes enigmas y misterios que esconde la historia. Y eso es lo que viene haciendo en Movistar+ con 'Otros mundos', programa que en febrero estrenará su segunda temporada. Mientras, estas Navidades la plataforma ofrece dos especiales sobre el Antiguo Egipto. El segundo lo emite este domingo, 29 (22.00).

'Otros mundos' tendrá una nueva temporada.

Sí. Y es una anomalía en la narrativa de la televisión el poder contar desde esta óptica mezclando periodismo y ciencia ficción los grandes misterios que nos rodean.

En el especial del pasado domingo se mostró la noche que pasó Napoleón en la Gran Pirámide.

Es una vieja obsesión mía, porque yo pasé una noche a solas en la Gran Pirámide y aún estoy intentando digerir lo que me ocurrió. Porque estar encerrado seis horas en la oscuridad y sin la posibilidad de salir fue una experiencia cercana a la muerte. Yy se convirtió en un trauma que estoy intentando procesar a partir de diversas facetas creativas: los dos libros que he escrito sobre el tema ('La pirámide inmortal' y el 'El secreto egipcio de Napoleón'), este documental y próximamente con una versión en cómic de 'La pirámide inmortal'. Es como si escribiendo sobre ello pudiera explicarme lo que me ocurrió.

Este domingo 'Otros mundos' contará el caso de la mujer que ayudó a desenterrar el templo de Abydos.

Sí, fue la primera mujer que trabajó para el servicio de Antigüedades en Egipto, la inglesa Dorothy Eady. Y pudo hacerlo gracias a los recuerdos que ella tenía de una vida anterior hace 3.000 años en Egipto. También lo grabamos en ese templo con actores. Y contamos con el célebre egiptólogo Zahi Hawass, a quien, cuando le pregunté por ella, me dijo: "Claro que la conocí. Fue quien me enseñó a hablar en inglés". Y él, que no cree en la reencarnación y dice que cada día le vienen a su despacho a decir a que son la de Nefertiti o Tutankamon, asegura que ese caso fue diferente. A mí me parece fascinante. Por eso centré la narrativa de este segundo capítulo en esta historia. Quería dos documentales vistos desde la mirada de 'Otros mundos', que es como la mirada del niño, que hace grandes preguntas para obtener grandes respuestas.

De hecho la clave del éxito del programa es ese. La manera de contar los misterios, su formato.

Sí. El formato es muy novedoso. Y la música. La de la primera temporada recibió el premio a la mejor banda sonora en el Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife. Porque es música de orquesta, compuesta especialmente para nuestro programa. Eso le da todo el peso emocional que tiene la serie. Yo estoy muy contento porque yo soy un narrador. Cuando narro en clave de novela la orquesta la manejo yo, pero cuando haces un producto audiovisual necesitas tener un equipo muy potente y yo lo he encontrado en la productora La Caña Brothers, que me ha dado todas estas herramientas y hemos podido crear este formato tan original.

Ha ganado un premio Planeta, es el autor español más vendido en EEUU, más traducido. ¿Le faltaba hacer tele?

En el fondo soy un 'story teller', me gusta contar historias y utilizar las herramientas que tengo a mi alcance. Si hubiera nacido en el siglo XIII habría sido un trovador. En el XX he sido escritor y en el XXI, además de escritor, me he metido en la aventura audiovisual, porque vivimos en el momento de la imagen. Y creía que no debía renunciar tampoco a contar cosas en clave audiovisual, siempre que fueran de una calidad. Pero esto no ha sido posible hasta la irrumpción las plataformas.

¿Imposible este producto en las teles genéricas?

Yo lo he intentado. Tuve programa en Telemadrid que fue antecesor de 'Cuarto mileno'. Luego, una serie de documental en Antena 3. Pero la plataforma me permite narrar de otra manera. Es más, la tele que se está consumiendo hoy se parece mucho a una biblioteca. Tú entras a tu plataforma a consumir lo que quieres, cuando quieres y donde quieres. Es lo mismo que hacemos con los libros. Y eso te permite crear productos de calidad, porque sabes que el espectador lo va a encontrar. No importa que sea hoy, o mañana o dentro de un año. No importa que haya telespectadores que no hayan descubierto la primera temporada de 'Otros mundos', porque lo van a hacer ahora. Eso es maravilloso. Y si está bien hecho no pasa. Quiero que dentro de 25 años los hijos de mis hijos puedan sentarse a verlo y que digan: "Qué interesante".

Sus hijos también estarán orgullosos de que usted tenga ya en Teruel un parque, una biblioteca y un paseo.

Es muy bonito. Ahí ha marcado mucho el enorme reconocimiento que supuso el premio Planeta, porque mi obra entraba dentro de una constelación literaria importante ydentro de estos reconocimientos. Y es bonito que se haga en vida. Es el signo de estos tiempos: todo va tan rápido, que los reconocimientos llegan rápidamente. Pero luego tienes que asumirlo con tranqulidad. Yo lo veo con la perspectiva de uno de Teruel: todo suma, pero nada es determinante. Queda mucho por hacer.

El lema del programa es la célebre frase de Paul Éluard: "Hay otros mundos pero están en este". ¿La historia debe servir para entender el presente?

La historia nos enseña dónde nos hemos equivocado en otras partes de nuestro recorrido y dónde henos acertado. Por eso es importante leer historia. Y esto es aplicable a otras situaciones, como la política y o el deporte y estas cosas que nos enconan tanto en estas fechas, si echas la vista atrás, porque ya hemos pasado por ellas y han generado cosas buenas y malas. Eso es lo que hay que estudiar.