04 ago 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Suman 165 años de edad y rebosan amor

La pareja más longeva de la historia de 'First dates' nos da una lección

Ferran Monegal

Elena y Domingo, en ’First dates’ (Cuatro).

Me parece que es la pareja de mayor edad que ha aparecido en toda la historia de First dates (Cuatro). Elena y Domingo, de 83 y 82 años respectivamente. O sea, 165 años condensados en una mesita del restaurante del amor. Elena, asturiana residente en Platja d’Aro, alberga una particularidad existencial interesante. Se divorció hace más de 30 años, en aquella época en que el divorcio en España era un Via Crucis, y si lo conseguías, te costaba un riñón. Tuvo que pagar 275.000 pesetas para poder desprenderse de un agrio pollastre que pasaba de ella. El programa le tenía preparada una pareja que le gustó. Domingo, viudo residente en Barcelona. Decía él: «Me ha gustado Elena. Está bien cuidada, bastante  arregladita, la veo muy bien». A ella también le gustó: «Lo he visto limpio, aseado, prudente». Y cuando ya habian pasado el ecuador de la cena, vimos esta hermosa escena que aparece en la foto: Elena pinchó un poco de su plato con el tenedor, y se lo puso en la boquita de Domingo. Y él, embelesado como un gorrión huérfano, comía con un indescriptible placer ¡Ahh!  Qué estampa más educativa y tierna. Elena y Domingo deberían participar en las reuniones de Sánchez con Podemos y con ERC. Quizá aprenderían de esta pareja alguna cosa de provecho.

PINCELADAS BOB POP .– Siempre es un placer escuchar a Bob Pop con sus sonoras advertencias sobre la actualidad más ardiente. «Pasan cosas prodigiosas –decía el otro día en Late motiv–  ahora encuentras católicos que son racistas, gente de derechas que vota a la ultraderecha, multinacionales contaminantes que patrocinan una cumbre de emergencia climática». ¡Ahh! Las paradójicas maravillas del mundo moderno, pasadas por el filtro Bob Pop, se transforman en una alerta luminosa.

TV-3  QUIERE IR A EUROVISIÓN .– La presidenta en funciones de la Corpo ha pedido que incluyan TV-3 en Eurovisión y le han dicho que no puede ser porque no es una cadena de Estado. Es un argumento discutible. Las cadenas autonómicas podrían tener un trato especial al respecto. El argumento definitivo es otro. Eurovisión es un concurso musical de cadenas públicas. TV-3, aunque la paguemos todos, se ha transformado en una cadena privada desde hace casi tres años por lo menos.