02 dic 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Puigdemont, líder del 'partit can pixa'

Ferran Monegal

Soler, sarcástico con Puigdemont (TV-3).

No es una frase mía. La acaba de formular Toni Soler en Està passant (TV-3). Decía: «Puigdemont se ha reunido con JxCat en Bruselas, mañana con La Crida el partido que montó él mismo con Jordi Sánchez, y el sábado con el PDeCAT del que también forma parte». Y absolutamente pasmado ante tantos partidos en los que Puigdemont participa, añadió: «Sería mejor que los refundiese todos en uno y que le pusiera por nombre partit can pixa de Catalunya». Ahh! Está bien visto. Un partit can pixa, que la traducción al castellano sería partido del despiporre o del cachondeo, es una oportunísima y acertada recuperación lingüística. La expresión això és can pixa la popularizó en política, a principios de 2015, Carme Forcadell. Lo dijo después de una reunión con partidos y entidades soberanistas. Acabó hasta el gorro de aquel galimatías. Vicent Sanchis –entonces no le habían colocado todavía en la dirección de TV-3– firmó un artículo en El punt Avui, titulado precisamente Això és can pixa en el que le daba la razón a Forcadell. Decía textualmente: «En efecte, això és can pixa. Com a Beniparrell, que cada u mira per ell. Resulta càndid demanar que pactin un full de ruta. El que pactaran és una fulla d’afaitar». ¡Ahh! Ahora la novedad es que la necesidad ha creado al líder. Puigdemont, naturalmente. Él tiene además una ventaja enorme: maneja las hojas de afeitar como ninguno. Pongamos por caso: ¿alguien sabe si Marta Pascal sigue políticamente viva? Pues eso. La recomendación de Soler a Puigdemont, diciéndole que monte en Waterloo el partit can pixa de Catalunya, es acertadísima.
En esta misma jornada televisiva se produjo, además, un fenómeno muy raro en la actual TV-3. Mientras en Està passant se petaban de risa con esta reunión en Bélgica, en el TN vespre nos decían como segunda gran noticia del día: «¡Des de Brusel·les, JxCat treu pit!».¡Ahh! Hermosa discordancia en Sant Joan Despí. Acostumbrados a una cadena monocorde en sus interpretaciones políticas y consignas, que a las 20.15 nos digan que la reunión fue un despiporre, y a las 21.00 horas que «han tret pit!», es una maravilla. Ya sabemos que uno es un programa... pongamos de humor,  y el otro un informativo. Pero es novedoso escuchar en TV-3, por fin, una disonancia sobre la Waterloo family. Cuidado no obstante con treure pit en Bélgica en diciembre. Les puede sobrevenir una gripe.