Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Coloreando a Franco y 21 misas

Ferran Monegal

Franco y familia, en colorines (canal DMax).

El 20-N pilla este año a los franquistas con la momia de su caudillo removida de su gloriosa tumba del Valle de los Caídos. Hay desolación. Pero no desisten. Dani Mateo (El intermedio, La Sexta)  nos ha explicado los ímprobos trabajos de la Fundación Francisco Franco para rendirle tributo en forma de misas.

Han conseguido que durante tres o cuatro días en 21 iglesias repartidas por todo el Estado se celebren oficios religiosos en su honor. Mateo, investido de hombre del tiempo ocasional, nos enseñó el mapa de las borrascas franquistas que estos días azotarán la Península, Canarias y Norte de África incluidas. «Las misas comenzarán entrando por el sur –nos decía– y se celebrarán en Almería, Córdoba, Granada, Jaén, Málaga y Sevilla. Seguirá un frente de borrascas por el norte, en iglesias de León, Zamora, Valladolid, Asturias y País Vasco, con especial fuerza en Bilbao. Y luego se generalizarán por Albacete, Toledo, Badajoz, Valencia, Alicante, Ceuta, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife». ¡Ahh! Hemos trasladado la momia a Mingorrubio para que se esté quieta, pero sus fans nos azotan moviendo su espíritu y haciéndolo cabalgar por iglesias y templos de culto. Nos queda al menos el testimonio de investigadores que están sacando libros retratando bien lo que fue Franco, y lo que sigue siendo su familia. El periodista Mariano Sánchez Soler concita estos días la atención televisiva por Los negocios y privilegios de la saga del último dictador de Occidente (Roca editorial), y Antonio Maestre, incisivo analista, también ha merecido entrevistas en la tele por su libro Franquismo S.A. (Akal). O sea, puestos a seguir moviendo a Franco, al menos que sea con mirada crítica.

Pero aquí la gran maravilla ha sido lo del canal DMax. Acaba de estrenar la serie Franco, la vida del dictador en colorEs un tributo curiosísimo: con técnicas digitales del tratamiento de la imagen, han transformado la negra vida de Franco en un fantástico colorín. Lo más superlativo es que este colorismo sobre el dictador lo firma Minoría Absoluta, la misma productora de Està passant y Polònia. ¡Ah! Qué prodigio. Es verdad que una cosa es colorearlo y otra blanquearlo, cosa que no ha sido. Pero, francamente, pensando en los cientos de miles de muertos que causó, y en sus familias, es mejor seguir viendo a Franco en blanco y negro. Con el tono de su negrura muy subido.