Ir a contenido

UN ESTRENO ESPECIAL

Netflix se anima y adelanta el espíritu navideño

Quim Gutiérrez, Belén Cuesta y Luis Tosar ponen las voces en 'Klaus', un largometraje de dibujos que reinventa el mito de Santa Claus

Beatriz Martínez

Imagen de la película de Netflix ’Klaus’. 

Imagen de la película de Netflix ’Klaus’.  / NETFLIX

Netflix comenzó con las series, las películas documentales, la ficción independiente y la de gran presupuesto, pero todavía le quedaba un género por explorar en condiciones, la animación.

Dentro de dos semanas se estrenará ‘¿Dónde está mi cuerpo?’, largometraje dirigido por Jérémy Claplin y ganador del Gran Premio de la Semana de la Crítica en el Festival de Cannes, pero antes, este viernes 15 de noviembre podrá verse ‘Klaus’, una película que adelanta el espíritu navideño ofreciéndonos una reinterpretación de mito de Santa Claus.

Humor particular

Se trata de una producción española (The SPA Studios y Atresmedia Cine) y está dirigida por el madrileño Sergio Pablos, que lleva casi tres décadas influyendo en el cine de animación hasta que explotó su popularidad por ser el co- creador de ‘Gru: Mi villano favorito’. Pero todavía le faltaba el reto de dirigir un largometraje que comenzara y terminara en sus manos. Con ‘Klaus’ ha conseguido mantener el control de principio a fin, creando una historia para toda la familia con un humor muy particular y en la que late la emoción y el espíritu transformador de las buenas acciones.

El reparto original de voces está compuesto por Jason Schwartzman, Rashida Jones y J.K. Simmons, y Quim Gutiérrez, Belén Cuesta y Luis Tosar se encargan del doblaje en castellano.

“Creo que mis hijos no me van a reconocer, porque son pequeños y no sé si serán capaces de asociarme con un dibujo animado, además, te instalas en un código diferente y eso te permite modular la voz de otra manera, puedes ser más histriónico, más extremo”, cuenta Tosar. Es la primera vez que el actor lucense dobla un largometraje de animación y para su debut se ha encargado nada más y nada menos que de Santa Claus.

Metáfora del mundo actual

A Tosar le apetecía hacer algo que por fin pudieran ver sus hijos, acostumbrado como está a interpretar personajes al límite. Eligió este proyecto porque además lanzaba un bonito mensaje sobre la capacidad de cambiar las cosas a través de la generosidad con los demás. “La película es una metáfora del mundo en el que vivimos. Todos enfrentados, todos aislados, y cómo un acto espontaneo provoca algo maravilloso”, continúa Tosar.

La película intenta indagar alrededor de la mitología de Santa Claus, inventando una posible interpretación que se basa en la realidad para terminar transformándose en fantasía. El protagonista de esta historia es Jesper (Quim Gutiérrez), un joven egoísta y caprichoso que será enviado por su padre a una isla helada del Círculo polar Ártico para convertirse en el nuevo cartero de correos. Allí encontrará una población enfrentada entre sí, a una maestra que quiere escapar de ese lugar (Belén Cuesta) y un ermitaño aislado del mundanal ruido, Klaus (Tosar).

“Uno de los aciertos de la película es que plantea una explicación que podría ser perfectamente real sobre algo que conoce todo el mundo y se encuentra incrustado en el imaginario colectivo desde siempre”, dice Tosar. “Es lo que nos sedujo a todos, una historia muy especial que le da un toque humano al mito y lo envuelve de magia”, continúa Belén Cuesta. “Además, la animación es impecable, tiene mensaje y un trasfondo emocional muy bonito”.