del creador de 'la casa de papel'

Silvestre, Etxeandia y Auquer, en la nueva serie española de Netflix

Verónica Sánchez, Yany Prado y Lali Espósito completan el reparto principal

Miguel Ángel Silvestre, junto a Asier Etxeandia y Enric Auquer, protagoniza la nueva serie de Netflix. / ROY ROCHLIN / JOSEP GARCÍA / LAURA GUERRERO / VÍDEO: EUROPA PRESS

Se lee en minutos

El Periódico

Tras 'La casa de papel', llega el 'Sky rojo'. Este es el título de la nueva serie española de Netflix, creada por Álex Pina (el artífice de la ficción de los ladrones de la Casa de la Moneda y Timbre), que comenzará su rodaje el próximo 18 de noviembre en Madrid.

El reparto de este 'thriller' de acción, que contará con dos temporadas de ocho episodios de 25 minutos, está encabezado por Verónica Sánchez, Yany Prado, Lali Espósito, Asier Etxeandia, Miguel Ángel Silvestre y Enric Auquer.

El nuevo proyecto de Pina cuenta la historia de tres prostitutas que huyen del club de alterne en el que vivían tras dejar a su proxeneta gravemente herido y con medio cuerpo paralizado. Una cubana, una argentina y una española emprenden un viaje por carretera sabiendo que, después de lo que han hecho, están prácticamente muertas. Con varios delitos graves a sus espaldas por los que no pueden acudir a la policía, y con los sicarios del proxeneta pisándoles los talones, solo les quedan dos opciones: huir o plantar cara a sus perseguidores y contraatacar.

Te puede interesar

Adrenalina

Los creadores de la serie, Álex Pina y Esther Martínez Lobato ('El embarcadero'), aseguran que "'Sky Rojo' es la historia de una cacería, la de tres mujeres que huyen del proxeneta que las extorsionaba. Adrenalina en un género de persecución constante, donde seis personajes carismáticos actúan de manera inclemente. Y por debajo de ellos, retratamos la impunidad, la ambigüedad y la realidad brutal de la prostitución, y los retratos psicológicos de los que se sitúan a ambos lados de la balanza. Es un caballo de Troya que irrumpe en la pantalla con la carcasa del hedonismo, la estética, y la acción, pero donde subyace el calado turbio y los dilemas que harán oscilar al espectador en esa misma ambigüedad moral”.