Ir a contenido

UNA COMEDIA DE NETFLIX

Paul Rudd y la vida con tu clon perfecto

El actor norteamericano protagoniza la comedia de Netflix 'Cómo vivir contigo mismo'

Begoña Arce

Paul Rudd y Aisling Bea, en una imagen de ’Cómo vivir contigo mismo’.

Paul Rudd y Aisling Bea, en una imagen de ’Cómo vivir contigo mismo’.

A veces el peor enemigo de uno es uno mismo.  El trabajo te aburre, la inercia te vence, la relación con tu pareja se ha vuelto pura rutina. La existencia se arrastra como una carga pesada y gris. Es lo que le ocurría a Miles Elliot, el ejecutivo de una agencia de publicidad. Un compañero le recomienda cargar las pilas con un tratamiento de rejuvenecimiento a base de su ADN, que le dejará como nuevo. El tratamiento no sale como estaba previsto y Miles se encuentra con una copia exacta, clonada de sí mismo. Ese otro yo es un tipo perfecto, lo mejor de él, impecable. La relación entre ambos no será fácil.

Esa es la trama de la comedia de Netflix ‘Cómo vivir contigo mismo', que protagoniza el versátil Paul Rudd ('Ant-Man'). El actor norteamericano interpreta simultáneamente los dos personajes creados por Timothy Greenberg, quien, en clave de humor, plantea dilemas sobre identidad y las cualidades o defectos que, para bien o para mal,  nos distinguen de los otros y nos hacen irrepetibles.

La mejor y la peor versión de Miles

“Es un papel único, nunca había hecho nada parecido”, comenta Rudd (Nueva Jerssey, 1969) durante la presentación de la serie en Londres. “Tenía que actuar conmigo mismo y ese era un desafío que me atrajo especialmente a la hora de aceptar el proyecto”.  Rudd se enfrentó solo durante el rodaje al reto del desdoblamiento de Miles. “Lo habitual es hacer este tipo de desdoblamiento con otro actor, pero eso me resultaba más difícil. Lo que hicimos fue grabar primero cada escena del personaje que tocara, la mejor o peor versión de Miles, y después ponía en mi oído el audio del dialogo en el momento de filmar la réplica”. No había posibilidad de confusión alguna, apunta, porque, “tenía la sensación de estar interpretando dos tipos muy diferentes”.

La irlandesa Aisling Bea (This Way Up) encarna a Kate, la esposa de Miles, desconcertada y sumergida de golpe en una relación a tres, con un marido doble. Al principio parece encantada con la versión del cónyuge perfecto, que irrumpe en su vida y la llena de pequeñas atenciones. “Pero incluso estando con la parte más ideal de él, te das cuenta de que realmente no es la persona tan fantástica. Le faltan las complejidades que forman parte de uno mismo”, afirma Bea. A partir del cuarto episodio su presencia surge con mayor fuerza. “No es un personaje sólo de relleno”, de los que dice estar cansada. “Es algo más complejo, alguien que también tiene su propia historia y cuya opinión cuenta”. El matrimonio está frustrado por los intentos fallidos de intentar tener un hijo, un asunto que enreda aún más el juego a tres.

 Lo mejor de mí mismo

Rudd  no prefiere ninguna de las dos versiones de su personaje. “Me ha gustado interpretar los dos. No había uno bueno y otro malo. Durante el rodaje nos referíamos a, “el antiguo y el nuevo Miles” y yo me sentía diferente cuando actuaba  como  uno u otro”.  Él tiene algo de ambos. “Hay momentos fugaces, de felicidad a veces, pero también hay otros de descontento. No, no  he logrado esa perfección de llegar a ser lo mejor de mí mismo”.   

Temas: Cine