Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Una piedra en el tsunami

Ferran Monegal

Verónica Sanz, en la Gran Vía (La Sexta). 

Eran exactamente las 22.59.39 de la noche del miércoles. La reportera Verónica Sanz nos mostraba algunos de los proyectiles que lanzaban los grupos violentos, muchos de ellos encapuchados. Curiosamente, La Sexta, una cadena privada, era la única de ámbito estatal que montó un programa especial y que estaba al pie del cañón –nunca mejor dicho– informando desde el escenario de la batalla. En TVE-1 estaban dando Masterchef  celebrity. Solo cortaron para dar un flash del combate, y luego para conectar con el extraño y breve mensaje de Quim Torra. Pero enseguida volvieron al show culinario. En TV-3 alargaron un poco el TN vespre con imágenes de la Gran Via incendiada, y enseguida dieron paso al APM, programa de ji ji ja já. O sea,  las cadenas públicas (TVE'-1 y TV-3) relegaron la ardiente actualidad a sus segundos canales, de escasa audiencia, como el Canal 24 horas o el 3/24. Es decir, en el caso de TVE, sus jefes tenían dos opciones para ofrecer a sus comensales esa noche del miércoles pasado: o la piedra, el fuego y la batalla campal en las calles, o el show enlatado de los famosetes con delantal. Eligieron para su primer canal el entretenimiento en lugar de informar en directo sobre los excepcionales y graves sucesos que estaban sucediendo en la segunda ciudad más importante del Estado.

Lo de TV-3 obedece a una estrategia más elaborada. Durante todo el día nos ofrecen un seguimiento muy completo de las marchas por las carreteras, camino de la capital catalana. Despliegue de reporteros. Cientos de entrevistas a los caminantes. Un tsunami pacífico de ancianas, ancianos, tietas, papás, mamás, hijos, jovenes... Toda la escala de edades. Civismo y serenidad. Ni un papel en el suelo. Ni un milígramo de violencia o altercado en ninguna parte. Todo esto TV-3 lo transmite con despliegue de medios colosales. Pero, al declinar la tarde, entra en acción otro tsunami. Encapuchados. Violencia. Fuego en las calles. Batalla campal. Miedo en el vecindario. Caos. ¡Ah! Eso a TV-3 ya no le interesa tanto. Se retira. Evita prolongar el directo. Se sustrae de su deber de informar ampliamente. Y pone un programa de risas enlatadas. Hombre, es un diseño muy bien ideado. Ayuda a reforzar la idea que algunos ahora están impulsando con un interés bárbaro: solo hay un tsunami, el pacífico y civilizado. Lo otro son infiltrados. ¡Ahh!

Temas: La Sexta TVE