Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

De Esperanza Aguirre a Gran Hermano

Hugo, de subdirector en la Comunidad de Madrid a la jaula de 'GHVIP'

Ferran Monegal

Hugo Castejón pelea con Noemí (Tele 5).

Después de casi 20 años de existencia, la ratomaquia Gran Hermano sigue cosechado audiencias estratosféricas en cualquiera de las diferentes versiones que Tele 5 se ha ido inventando. Ahora mismo, en la variante llamada Gran Hermano VIP, están en el 30% de cuota de pantalla.  En la versión llamada Supervivientes, con Isabel Pantoja, se alcanzaron cifras que la tele solo supera con una final de la Champions. Esta manera de hacer televisión, y de penetrar en las casas, no solo ha conformado generaciones de ciudadanas y ciudadanos enganchados: también ha provocado un mercado laboral muy atractivo, con sueldos de entre 5.000 y 30.000 euros a la semana, más la posibilidad de entrar en la rueda de la cadena para ir rebotando de programa en programa. ¡Ah! La paga es tan  extraordinaria que hasta algunas criaturas que se mueven en los entornos de la política se apuntan a las ratomaquias. Es el caso de Hugo Castejón, actual concursante de GHVIP.

Es una criatura de trayectoria llamativa. Militante del PP y activista de la fundación FAES, desempeñó el cargo de Subdirector de Promoción Universitaria en la Comunidad de Madrid cuando Esperanza Aguirre era presidenta. Castejón llegó a tan importante estadio (alcanzó el nivel 26 de una escala máxima de 28) apadrinado por la consejera de educación Lucía Figar –que tuvo que dimitir en 2015 por el caso Púnica–, y también bajo la protección de Jaime García Legaz, Secretario de Estado del PP que fue noticia por ser considerado uno de los protectores del pequeño Nicolás. No sabemos qué tipo de transmutación exitencial le produjo a Hugo Castejón su paso por la Comunidad de Madrid de doña Espe, pero el hecho es que decidió cambiar la política por el show de la ratomaquia. Bien mirado, quizá es una consecuencia natural.

Hugo fue expulsado este viernes, despues de estar en la jaula de Guadalix dos o tres semanas. Tiempo suficiente para dar a la cadena momentos de bárbaras tanganas. Por ejemplo con la concursante Noemí (de los Gipsy Kings), cuando ella le decía que era un marrano porque se metía el dedo en la nariz, hacía pelotillas, y luego ese mismo dedo, sin limpiarse ni nada, lo metía en el bote colectivo de Nocilla y chupaba. No sabemos si Hugo volverá la Comunidad de Madrid. Doña Espe ya no está. Pero no se aflija. En Tele 5 tiene futuro.