Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Rufián elige el jamón y descarta la 'botifarra'

Ferran Monegal

Rufián, de cocinero en ’La Sexta noche’.

A falta de actividad en el Congreso, Gabriel Rufián se ha ido a hacer un curso acelerado de cocina en La Sexta noche. ¡Ah! Tal y como está la política, diversificar no está mal pensado. El chef  Javier Peña le ha mandado hacer un pisto sobre la marcha. Y Verónica Sanz le ha presentado dos bandejas, una con jamón de Jabugo y otra con botifarra negra auténticamente catalana, y le ha pedido que elija una de las dos para condimentar el plato.  Su decisión ha tenido una repercusión bárbara. Rufián ha exclamado: «Entre jamón y botifarra, ¡siempre jamón!», y parece que en ámbitos nostrats eso no ha gustado nada. Hombre, creo que los que se han enfadado no han entendido a Rufián.

Desde las pasadas elecciones viene demostrando que tiene vocación de hombre de Estado. No tanto de un Estat català, –al menos en la actual fase, que se prevé larga– sino de un concepto amplio del Estado, desde Jabugo hasta Portbou, pongamos por caso, incluidas Baleares y Canarias. De hecho, en la entrevista previa que le hizo Iñaki López, ya dio pistas de su actual momento existencial. Dijo en un momento dado: «Ante lo que viene, solo hay dos opciones: una es mala y la otra muy mala. La muy mala es que la derecha y la extrema derecha sumen, es decir, PP, C’s y Vox. La mala es que Sánchez, el PSOE, sea lo suficientemente fuerte, pueda elegir, y elija a Ciudadanos». Es sugestivo este retrato que Rufián nos hace. El análisis de la opción mala es interesante. Nos está diciendo Rufián que su temor es que Sánchez pacte con Ciudadanos –cuidado, no dijo ‘con Rivera’, lo cual es un aviso meditable – pero en el fondo ese temor suyo demuestra que lo que le gustaría a Rufián es que Sánchez pactase con él. Es decir, ERC pactando con el Estado para hacer Estado, y plantear un nuevo encaje de Catalunya, en lugar de desgajarla de cuajo. 

¡Ah! Este experimento que ha hecho La Sexta noche –que es un programa sobre política– ampliando el paisaje y metiendo a un político a cocinar sobre la marcha ya nos ha deparado a Rufián eligiendo el jamón de Jabugo y descartando de plano la botifarra. Más que una metáfora yo creo que esto ha sido un mensaje. En este programa también han inaugurado una sección sobre sexo sin tapujos que protagoniza Lorena Berdún. Estoy deseando ver a qué político meten ahí en la próxima entrega. Política y erotismo son consubstanciales.