Ir a contenido

regreso a DMax

David Beriain se sumerge en la España clandestina

El periodista muestra a partir del lunes cómo funcionan las organizaciones criminales en nuestro país

Marisa de Dios

Promoción del programa de DMAX ’Clandestino en España’, con David Beriain. / DMAX

Durante años, David Beriain (Artajona, Navarra, 1977) ha recorrido medio mundo haciendo peligrosas incursiones para investigar las maras salvadoreñas, las redes del narcotráfico del Amazonas, el cártel de Sinaloa o las mafias albanesas, en las que ha constatado que, en muchas ocasiones, las redes de estos submundos llegaban hasta nuestras fronteras. Ese es el origen de 'Clandestino en España', la serie documental que estrena este lunes 23 de septiembre DMax (22.30 horas), en la que el periodista especializado en conflictos destapa el funcionamiento de algunas de las organizaciones criminales que operan en nuestro país.

"Sabíamos de primera mano que aquí también existe lo clandestino. Por su situación geográfica, España es la puerta de entrada de la mayor parte de la cocaína que llega de América Latina y del hachís procedente del norte de África, así como de la inmigración clandestina. Además, es el principal productor y exportador de marihuana de Europa, el tercer país de mayor consumo de prostitución después de Tailandia y Puerto Rico y uno de los lugares de descanso de la mayor parte de las mafias internacionales del mundo", relata el reportero aludiendo a los temas que abordará en los ocho episodios del programa, en los que también tienen cabida los asesinos del narco

Acostumbrado a sumergirse entre delincuentes y sus víctimas en países a muchos kilómetros de aquí, Beriain reconoce el impacto que ha supuesto para él rodar tan cerca de casa. "No es lo mismo que desayunar con tu familia, tener una reunión en la oficina, entrevistar a un sicario y luego volver a casa a ver un partido de la Champions. Asusta", relata. Grabar en España ha dificultado, además, la producción. "Nuestras redes de contacto estaban fuera, y ahora las hemos tenido que volver a construir, muchas veces tirando de las que teníamos en el extranjero", apunta. Aparte de que haya sido más complicado que los delincuentes den la cara: "Aquí se sienten menos impunes y tienen más miedo a mostrarse".

Las redes de contacto

Beriain resalta el valor de esas redes de contacto, sin las cuales sería imposible un programa como 'Clandestino'. "Llegas hasta un narco cuando alguien te ha conseguido una reunión con él. Y cuando estás delante y le explicas lo que quieres hacer, normalmente te dice: 'Muy bien, pero yo no te conozco de nada. Tú estás aquí porque te ha traído esta persona, a la que voy a hacer responsable de lo que pase. Y se te columpias, le voy a hacer daño'. Así que tienes que entender que te estás echando sobre la espalda la vida de esa persona", explica.

A pesar de moverse en submundos tan oscuros, gracias a sus reportajes el periodista ha aprendido que "hay humanidad en todas partes". Incluso en aquellos que le han confesado tantos crímenes. "Cuando te pones delante de alguien así te gustaría sentir que es una especie distinta y lo que da mucho miedo y vértigo es que, cuando hablas con él, te das cuenta de que es muy parecido a ti. Y te preguntas qué harías tú en ciertas circunstancias, y eso asusta mucho", reflexiona.

Nominado al Emmy por su documental 'Latinos en el corredor de la muerte', a Beriain no le preocupa colgarse medallas. "El premio es poder seguir haciendo historias todos los días, ahora que el periodismo no vive sus mejores momentos", concluye.