Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Pelea con cacao, avellanas y azúcar

Tangana en 'GHVIP' por un bote de Nocilla

Ferran Monegal

Jordi González presentando ’GHVIP’ (Telecinco).

No les ha hablado todavía de Gran Hermano Vip (GHVIP), que hace una semana comenzó nueva temporada (Telecinco). Personalmente me cansa una barbaridad. Es la misma papilla, la misma ratomaquia, que viene repitiendo esta cadena desde hace 20 años. Pero siguen teniendo unas audiencias multimillonarias. El método, el modus operandi, de la jaula de Guadalix sigue intacto. Un par o tres de nombres de acreditada trayectoria en las barbacoas de la casa (Mila Ximénez, Alba Carrillo o Antonio David Flores...) a los que que les dan una soldada de alrededor de 30.000 euros semanales según se ha publicado, y luego una tropa, una pedrea, a cuatro mil euros cada uno, que son la carne de cañón y la retroalimentación de otros programas de esa casa. Todos saben que hay que armar bulla y dar espectáculo nada más entrar. Y lo hacen con mucha dedicación y voluntad porque de lo contrario la cadena se va a enfadar y no les van a contratar para próximas fritangas.

Acaban de comenzar y ya han montado una bronca de cuidado. Jordi González decía muy impresionado: «¡Un bote de crema de cacao, avellanas y azúcar ha sido el detonante!». Efectivamente. A uno de los concursantes, que se llama Hugo, le han pillado metiendo el dedo en el bote de Nocilla y chupando. Y luego se metía ese mismo dedo en la nariz, y volvía a meterlo en el bote, y volvía a chupar. Y así mucho rato. «¡Guarro, eres un guarro!». le gritaban. Tiene mérito que siendo una tangana doméstica que daba para tres o cuatro minutos como máximo, la alargasen hasta bien entrada la madrugada. No obstante, lo más colosal, es que es precisamente la marca Nocilla la que esponsoriza el programa. O sea que esta pelea a lo mejor es de pago. Branded content lo llaman los expertos en publicidad.

CUANDO EL PP ERA UNA REUNIÓN FAMILIAR .– Para comenzar temporada Cristina Pardo (La Sexta) ha entrevistado a Cristóbal Montoro, el que fuera temible y pintoresco ministro de Hacienda. Cristina le preguntó por lo que está pasando entre Sánchez e Iglesias. Respondió: «Están en fase de aprendizaje». O sea, son unos aprendices. Buena retranca  Pero lo más disfrutable fue cuando recordó con notalgia a su querido PP de 1993: «Era una reunión, unas familias, unos del franquismo, otros liberales, ¡y cabíamos todos!», ¡Ah! Curiosa añoranza: el pater de esa familia era Aznar, y el heredero Rato.