Ir a contenido

ENTREVISTA

Elisabet Cortiles: «Grabando 'Orígen Catalunya' casi he dado la vuelta al mundo"

Inés Álvarez

La periodista Elisabet Cortiles, presentadora de ’Orígen Catalunya’ en TV-3.

La periodista Elisabet Cortiles, presentadora de ’Orígen Catalunya’ en TV-3. / ELOI CODINA

Desde que en el 2006 Elisabet Cortiles se licenció en Periodismo, ha desarrollado su carrera  en medios como Radio L’Hospitalet y Barça TV, pero también fuera de nuestras fronteras. Como en Colombia, donde fue corresponsal de RAC1 y trabajó (aún colabora) para Caracol Televisión. Porque su gran pasión es viajar, conocer otros lugares y otras culturas, y de esa afición ha hecho su profesión. Ahora le da rienda suelta en el programa de TV-3 'Orígen Catalunya', un espacio que da a conocer los productos catalanes que consume el mundo.

Realmente dan mucha envidia.

Pues sí. Estamos muy contentos de esta segunda temporada. Incluso  podríamos decir que esta nos ha gustado un poquito más que la primera, porque hemos hecho especial énfasis en los productos de la tierra, es decir, productos de denominación de origen protegida, de indicación geográfica protegida. Por lo que  hemos ido a la otra punta del mundo para ver, por ejemplo, cómo se exporta la 'llonganissa' de Vic, la avellana de Reus, los aceites de comarcas como Siurana, Terra Alta, Alt Empordà.... Y cómo a través de esos productos desde fuera se conoce un poco cómo somos.

Productos que han sufrido boicot dentro de nuestras fronteras viajan libremente por el mundo... 

El mundo no entiende de boicots, sino de productos de calidad. Y sin duda en Catalunya tenemos muy buenos productos. Además, en TV-3 hacemos un programa en el que uno descubre que son catalanas cosas que uno había consumido toda la vida y que le parecían extraordinarias. Como los Peta Zetas. Los hemos tomado toda la vida y no sabíamos que es invento de un catalán. Lo mismo pasa con los espráis con pintura para hacer los grafitos. Ese producto lo exportan a todo el mundo y son líderes en su sector. Entonces es bonito ver cómo pequeñas fábricas, pequeñas empresas familiares de la Ametlla de Mar, del Alt Penedès... que han salido de la nada hoy en día son empresas pioneras. Y esta es una manera muy bonita de hacer país.

"El mundo no entiende de boicots, sino de productos de calidad. En Japón hemos visto aceite y vino catalanes"

El año pasado tomó 60 vuelos, hizo un montón de miles de kilómetros. ¿Como ha ido este año?

Este año también hemos viajado mucho. En total hemos visitado 21 ciudades y 14 países diferentes. Prácticamente hemos dado la vuelta al mundo. Quizá no hemos ido a tantos países árabes como en la anterior temporada, pero este año hemos hecho Europa; Estados Unidos,  que es uno de nuestros grandes mercados de exportación; México, Finlandia; Japón; Singapur... La verdad es que damos envidia.

¿Y en cuánto tiempo han rodado todos los capítulos?

Lo hacemos en seis meses, con lo cual no me da tiempo de añorar mi casa. Aunque lo que si añoro es mi cama, por increíble que parezca. Porque quien  vea el programa dirá: “¡Esta se pasa todo el día viajando! ¡Se pasa el día probando cosas buenas!». Porque la mayoría de las cosas que exportamos es comida. Pero, en realidad, es muy cansado y cuando llegas a casa de lo que más tienes ganas es de estar en tu cama, además de estar con los tuyos. Y quedarte con todas estas experiencias que has vivido, porque tienes muchas cosas que contar. 

Es curioso que un país como Japón, cuna de muchos inventos y que tiene los productos más espectaculares, como pudimos ver en en el programa 'No pot ser!', también importe cosas de aquí.

Sí. Verá. Intentamos hacer cuatro productos en cada programa, pero  en el caso de Japón hemos visto dos productos. Un aceite de oliva, que lo produce una familia de Tortosa, y una denominación de origen de Alella. Y en el programa vemos cómo se adaptan para gustar a los japoneses. 

Cortiles, en el programa dedicado a productos catalanes en Japón / TVC

Por ejemplo...

Una especie de cóctel que se elabora en el restaurante de Carme Ruscalleda, que mezcla el saque y vino. Y en el caso del aceite, esa empresa de Tortosa tuvo que adaptar su fórmula, porque los japoneses notaban el aceite muy fuerte, muy potente. Lo  tuvieron que hacer más suave. Y entonces ves cómo cocinan platos japoneses con aceite catalana. 

Pero no son los únicos...

No. En Londres hemos visto las baked beans, esas judías que sirven para desayunar, que son 'mongetes del ganxet'. Con lo que no es solo la exportación, sino también la adaptación que tienen que hacer al país.

Quien me vea dirá: "¡Esta se pasa todo el día viajando!". Pero también es cansado y añoras tu cama"

Cuénteme otra experiencia de esas que más le gusta contar.

Una muy graciosa. En Finlandia hay un grupo de hombres que se llama el Club de las Salchichas. Y no piense mal; no va con segundas. Es un grupo de hombres a los que les encantan las longanizas y las salchichas y se reúnen cada semana para probar una del mundo. Nosotros estuvimos la semana que les tocaba una de Vic. Y estuvimos con ellos en una sauna, porque es muy habitual a la salida del trabajo ir a la sauna y degustar una salchicha y una cerveza. Lo que pasa es que, esta vez, en lugar de ser una salchicha finlandesa nos comimos una buena 'llonganissa' de Vic.

Ha hecho de viajar, un placer para muchos, una profesión. Y eso le ha llevado incluso a trabajar fuera durante unos años.

SÍ. He estado cuatro años en Colombia, como corresponsal de RAC1, pero  también trabajaba para una tele de allá. En América Central, Honduras... He viajado un poco fuera para coger experiencia y luego volver a casa y explicar este mundo tan globalizado. Cómo se ve Catalunya y cómo nos ven a  los catalanes.

Ahora lo hace en sentido contrario: desde aquí para allí. Y sigue su conexión con la tele colombiana.

Sí. Sigo con Caracol Televisión haciendo reportajes. Los mismos que hacía para aquí desde allí, ahora los hago desde aquí para allá. Aunque con menor frecuencia.