Ir a contenido

serie de época

Ángela Cremonte: "Hay mucha gente que aprende español con 'Las chicas del cable'"

La actriz interpreta a Elisa, la cuñada del personaje de Blanca Suárez, en la serie de Netflix

Marisa de Dios

Ángela Cremonte, en ’Las chicas del cable’. 

Ángela Cremonte, en ’Las chicas del cable’.  / NETFLIX

Después de su participación en producciones como Hispania, la leyenda, Imperium, Amar es para siempre, Águila Roja, Carlos, rey Emperador y Las chicas del cable, Ángela Cremonte (Madrid, 1985) está especializándose en series de época. En la nueva temporada de la ficción de Netflix, su personaje, la confiada Elisa, la hermana de Carlos (Martín Rivas), comienza totalmente distanciada de su madre, la siempre intrigante doña Carmen (Concha Velasco), tras haber descubierto todas sus manipulaciones, desde sus engaños para quedarse con la hija de Lidia (Blanca Suárez) a su responsabilidad en el asesinato de su marido (Ernesto Alterio).

Parecía que esta cuarta temporada de Las chicas del cable se presentaba más tranquila para Elisa, con su madre en la cárcel. Pero parece que va a salir de prisión y puede revolucionar de nuevo su vida... 

¡Al final mi madre nos va a sobrevivir a todos! Como disfruta tanto haciendo el mal y es muy creativa, en esta cuarta temporada se le ocurren un montón de ideas para amargarnos la vida.

¿Volverá doña Carmen a manipular a Elisa? 

Elisa empieza con las cosas muy claras en ese aspecto.

¿No muestra Las chicas del cable una España demasiado idílica para la época, teniendo en cuenta que estamos hablando de los años 20 y 30? 

Creo que es una tendencia que tenemos todos. Las chicas del cable es una serie de ficción, que tiene unas pinceladas históricas y está enmarcada en una supuesta España. No creo que nunca haya querido seguir, porque realmente no lo ha hecho, la historia tal y como fue, nunca ha sido especialmente fidedigna en ese aspecto. En algunas cosas quizá lo  ha sido un poco más, pero en otras se han tomado muchas licencias. Así que hay un montón de temas que  no tienen nada que ver con la realidad, porque se trata de una ficción.

Series españolas como Las chicas del cable y La otra mirada están dando más visibilidad a la lucha por los derechos de las mujeres a lo largo de la historia.  

La historia de las mujeres siempre ha estado muy silenciada y creo que viene muy bien que se recuerde porque queda mucho por hacer, aunque se haya avanzado mucho. Esa lucha la han protagonizado las que vinieron antes y también ha habido muchos hombres que las ayudaron, y que nos ayudan. A mí siempre me gusta poner el foco en el hecho de que no se trata de algo excluyente ni que solo tenga que ver con nuestro género.

Hay chicas del cable para rato, porque está prevista una quinta temporada. 

De hecho, ya la hemos grabado.

¿Y le apetecería hacer muchas temporadas más? 

Siempre hay muchas cosas que contar, pero es que tampoco depende de nosotras...

Fue la primera serie española de Netflix.

¡Y eso no nos lo quita nadie!

¿Ha notado el éxito que ha tenido la serie en el extranjero?

Aquí en España se nota, pero sobre todo somos más conscientes del éxito que ha tenido la serie cuando viajamos a Latinoamérica.

No solo en Latinoamérica. En Gran Bretaña, incluso, la serie ha impulsado que los ingleses se interesen por el castellano gracias a una herramienta digital para aprender idiomas.

¡Pues no lo sabía! ¡Me encantaría tenerla! Lo que sí que es verdad es que me llegan muchos mensajes de gente que está aprendiendo español viendo la serie.