Ir a contenido

Audiovisual

Cazadores de piratas

La 'start-up' española Smart Protection reduce las emisiones ilegales en 'streaming'

Sara Ledo

Un ’hacker’ con un ordenador, en una foto de archivo

Un ’hacker’ con un ordenador, en una foto de archivo / KACPER PEMPEL (REUTERS)

En paralelo a la llegada de Netflix a España, nació Smart Protection, una 'start-up' creada por tres ingenieros que desarrollaron un software para reducir la piratería audiovisual "de forma eficiente". Acelerada por Wayra (Telefónica), Smart Protection cuenta ya con 70 trabajadores y protege videos en 'streaming' y eventos en vivo de gigantes como Universal Studios, Sony, Netflix o Movistar+.

¿Cómo lo hace? Primero, a través de Big Data capturan enormes volúmenes de información en fuentes abiertas, esto es, en buscadores como Google o en aplicaciones 'peer to peer', es decir, programas que permiten intercambio de archivos entre internautas, como Emule; después, a través de la Inteligencia Artificial se aseguran de que el enlace es ilegal 100% y, en tercer lugar, lo que denominan Legal Tech: retirada instantánea del enlace de la plataforma que lo aloja.

Esto último no lo puede hacer todo el mundo. El procedimiento habitual sería enviar un requerimiento a Google para que la compañía lo acepte, pero tarda semanas. Smart Protection cuenta con la certificación TRCP (Trusted Copyright Removal Partner) que otorga el buscador y que le permite retirar enlaces de forma automática.

A finales de 2018, España tenía 4.348 millones de accesos ilegales a contenidos, de los cuales, 701 millones eran películas; 896 millones, series de televisión, y 106 millones, partidos de fútbol, según la consultora GfK.