Audiovisual

Cazadores de piratas

La 'start-up' española Smart Protection reduce las emisiones ilegales en 'streaming'

Un ’hacker’ con un ordenador, en una foto de archivo

Un ’hacker’ con un ordenador, en una foto de archivo / KACPER PEMPEL (REUTERS)

Se lee en minutos

En paralelo a la llegada de Netflix a España, nació Smart Protection, una 'start-up' creada por tres ingenieros que desarrollaron un software para reducir la piratería audiovisual "de forma eficiente". Acelerada por Wayra (Telefónica), Smart Protection cuenta ya con 70 trabajadores y protege videos en 'streaming' y eventos en vivo de gigantes como Universal Studios, Sony, Netflix o Movistar+.

¿Cómo lo hace? Primero, a través de Big Data capturan enormes volúmenes de información en fuentes abiertas, esto es, en buscadores como Google o en aplicaciones 'peer to peer', es decir, programas que permiten intercambio de archivos entre internautas, como Emule; después, a través de la Inteligencia Artificial se aseguran de que el enlace es ilegal 100% y, en tercer lugar, lo que denominan Legal Tech: retirada instantánea del enlace de la plataforma que lo aloja.

Noticias relacionadas

Esto último no lo puede hacer todo el mundo. El procedimiento habitual sería enviar un requerimiento a Google para que la compañía lo acepte, pero tarda semanas. Smart Protection cuenta con la certificación TRCP (Trusted Copyright Removal Partner) que otorga el buscador y que le permite retirar enlaces de forma automática.

A finales de 2018, España tenía 4.348 millones de accesos ilegales a contenidos, de los cuales, 701 millones eran películas; 896 millones, series de televisión, y 106 millones, partidos de fútbol, según la consultora GfK.