Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

TVE necesita un 'brexit'

Ferran Monegal

El ’brexit’ musical de José Mota (TVE-1).

Si en Inglaterra la posibilidad del brexit está generando una caótica situación, en TVE ocurre exactamente al revés. Está en estado caótico precisamente por no haber comenzado un brexit, una desconexión. ¿Desconectarse de qué? De la política, naturalmente. La administradora única y provisional, Rosa María Mateo, aceptó hacerles el favor de cubrirles un impasse de tres meses. Lleva un año. ¡Ah! Una provisionalidad tan eterna es una desgracia más que una solución. Un año con palos en las ruedas, sin posibilidad de planificar ni la compra de una partida de micrófonos, con fuerzas políticas cruzadas en su contra sometiéndola a las torturas de las comisiones parlamentarias en forma de interrogatorios, y con surrealistas listas de nombres en espera de destino que van circulando desde hace meses, cada uno queriendo ser el mandamás de RTVE, y cada uno avalado por la facción política correspondiente. Resultado: una caída en picado de la audiencia –TVE-1 cerró junio con una cuota de pantalla que no llegó ni al 9%– y una parrilla de programación más desballestada que eficiente. A trompicones.

Este nuevo programita de sketches humorísticos con el sello José Mota &  Santiago Segura, por ejemplo. Se llama Hoy no, mañana. En efecto, esperemos al programa de mañana porque el de hoy es de pena. Mota y Segura no son precisamente unos inexpertos. Conocen la partitura del humor. Tienen talento. Saben qué teclas tocar para que el concierto sea de interés. Pero les ha salido un recital ñoño, blando, plano, sin profundidad. Más que blanco, desleído, que es otra cosa. Ese sketch sin mordiente sobre Franco y el Valle de los Caídos. Ese otro sobre Cristobal Colón, viejuno hasta en su puesta en escena. El único golpe aprovechable ha sido el minimusical sobre el brexit. Les ha salido una metáfora sobre la propia TVE sin pretenderlo.

La dependencia política es letal para la salud de una cadena. La continuada incertidumbre sobre el próximo gobierno irradia en TVE el mismo clima agobiante que hay ahora mismo en la Moncloa. La única salida es el brexit. Hacer de las TV públicas –todas– un lugar ajeno a la apropiación política. Un lugar construido por profesionales de la información, de la cultura y del entretenimiento. ¡Ah! Hay días en que me pongo a soñar. Lo tremendo viene después, cuando despierto.

Temas: José Mota TVE