19 feb 2020

Ir a contenido

tercera temporada

'La casa de papel' reabre con reformas a lo grande

Netflix estrena el 19 de julio la nueva entrega de la conocida producción española, que se ha rodado en cinco países

La plataforma de tele ya está grabando la cuarta parte de esta serie española que es un éxito mundial

Juan Fernández

Vídeo promocional de la tercera entrege de la serie de Netflix ’La casa de papel’. / NETFLIX

Si fue espectacular el final de la segunda parte de ‘La casa de papel’ -la serie sobre el asalto de una variopinta banda de ladrones a la Fábrica de la Moneda que estrenó Antena 3 en mayo del 2017, y que Netflix convirtió más tarde en un fenómeno mundial-, el comienzo de la tercera entrega, que la plataforma de pago subirá a su menú 'online' el 19 de julio, dejará boquiabierta a su larga legión de fans. La banda de los monos rojos vuelve a la palanqueta y el butrón con energías renovadas. Atentos, esto no es un 'spoiler', sino el arranque de la nueva temporada: para liberar a Río, que ha sido capturado por la Interpol en una playa del Caribe, se proponen nada menos que atracar el Banco de España. 

“Vimos que los personajes tenían más recorrido y les quedaba mucho por contar y robar, así que nos animamos a reunir el grupo”, alegaba la semana pasada Álex Pina, el creador de la serie, para justificar la continuidad de la trama que tan felizmente había quedado cerrada en la despedida de la segunda temporada, tras la fuga de los pillos del lugar del crimen y su conversión en nuevos ricos. 

Razones narrativas al margen, tampoco es Netflix de los que dejan escapar fácilmente las gallinas de los huevos de oro, por lo que parecía cantado que la producción en lengua no inglesa más vista en la plataforma de pago –en países como Brasil, Argentina, México o Italia es un éxito de masas- acabaría brindando nuevas historias a sus millones de seguidores. El filón de las máscaras de Dalí da tanto de sí que ya han empezado a rodar los capítulos de la cuarta temporada.

El Profesor (Álvaro Morte), en la tercera entrega de 'La casa de papel'. / (NETFLIX)

De momento, que Netflix apuesta al máximo por ‘La casa de papel’ lo prueban los medios que ha puesto a disposición de sus creadores para armar los ocho episodios que componen la tercera tanda. “Ahora jugamos en la Champion League de las series, al nivel de las americanas o las inglesas”, reconocía Pina en la presentación de la nueva temporada, que ha sido rodada en cinco países -España, Tailandia, Panamá, Reino Unido e Italia- y sin escatimar en gastos, aunque el dato de su coste total no lo revelan ni sometidos a un tercer grado.

Al elenco se incorporan Najwa Nimri, que da vida a la cruel inspectora Serra, y los actores Rodrigo de la Serna, Hovik Keuchkerian y Luka Peros, miembros añadidos a una banda de atracadores a la que también se suma Itziar Ituño, que ahora cambia de trinchera y deja de ser la inspectora Murillo para convertirse en ‘Lisboa’, una bandolera de alto 'standing'. Repiten Alba Flores (Nairobi), Álvaro Morte (El Profesor), Miguel Herrán (Río), Jaime Lorente (Denver), Esther Acebo (la rehén Mónica Gaztambide convertida en la ladrona Estocolmo) y Úrsula Corberó, que sigue dando vida a Tokio, la voz narradora de la serie.

El actor Miguel Herran (Río), durante el rodaje de una trepidante escena de 'La casa de papel'.  / (nEtflix)

En esta ocasión, el 'leit motiv' que les anima es hacer realidad el atraco imposible: robar el oro que se esconde en las entrañas del Banco de España. Pero bajo este reto, que encaran montando un pollo de aúpa en las calles de Madrid, se esconden otros intereses de menos pecuniarios y más afectivos. “El anterior asalto lo movía la venganza. Ahora, el detonante es la desaparición de Río. Nos mueve el compromiso de mantener juntos a los miembros de la banda”, señala Álvaro Morte. 

A mayor presupuesto, mayor sofisticación en la narración y más giros inesperados de guion. En la nueva entrega habrá sorpresas que levantarán del sofá a sus seguidores. ‘Berlín’, que cayó bajo las balas en la temporada anterior, volverá a lucir su figura en la pantalla y los 'flashback', que antes eran esporádicos, ahora serán habituales. Hasta cinco capas temporales se irán superponiendo simultáneamente a lo largo del relato.

Para elogiarla, de ‘La casa de papel’ se ha dicho que no parece una serie española, pero Álex Pina cree que una de las claves de su éxito radica, precisamente, en el acento local de su planteamiento. “La línea narrativa es la típica de una producción anglosajona, pero nosotros le añadimos factores emocionales muy latinos y mediterráneos. Ese grado de intimidad es nuestro ADN, y en la próxima temporada estará muy presente”, asegura el creador de la serie.