Ir a contenido

cuatro documentales

Una noche en Chernóbil

El canal DMax dedica este sábado cuatro horas a rememorar la mayor catástrofe nuclear de la historia

Vídeo promocional de la noche temática que el canal DMax dedica a Chernóbil.   / DMAX

La excelente y desasosegante miniserie de HBO 'Chernobyl', que dramatiza con gran fidelidad y realismo cómo fue la explosión de la central nuclear soviética en 1986, ha vuelto a poner de actualidad el mayor desastre atomico de la historia, y los riesgos que aún existen de que se pueda repetir. A partir del éxito mediático de una serie de pago, el canal en abierto DMax ofrece este sábado, 29 de junio, una noche temática con  cinco documentales sobre Chernóbil: .‘Chernóbil: 30 años después’, Chernóbil tras el desastre’, y sendas entregas especiales de ‘Fuera de control’ e ‘Ingeniería de lo imposible’.

La central nuclear de Chernóbil, en Ucrania, estuvo a la vanguardia del diseño y la construcción a finales de los años 70. Incluso, en los alrededores de la central se construyó una ciudad moderna equipada con todos los servicios para los trabajadores y sus familias. Pero, el 26 de abril de 1986, todo cambió para siempre. El Reactor 4 explotó provocando la mayor catástrofe nuclear civil de la historia, solo equiparable al desastre de Fukushima (Japón) en el 2011. Aquella explosión envió a la atmósfera una nube de lluvia radiactiva que superaba hasta en 400 veces las emisiones de las bombas de Hiroshima y Nagasaki.

¿Qué hay en el lugar en donde se hallaba la central?, ¿por qué se decidió construir allí?, ¿qué provocó el deterioro que terminó provocando este trágico final?, ¿quiénes diseñaron la estructura del reactor? Estas son algunas de las preguntas a las que se da respuesta en esta producciones, que se centran en el análisis del funcionamiento del reactor que explotó y los efectos que los altos niveles de radiación han tenido en los seres vivos, y en las teorías que apuntan a un posible sabotaje de la CIA para tratar de neutralizar un supuestos uso militar de la central nuclear.

‘Chernóbil, 30 años después’ (22.00 horas)

Este reportaje visita Prypiat, localidad de 50.000 habitantes en la que residían los trabajadores de Chernóbil y sus familias, y que se ubicaba a 18 kilómetros de la central, para mostrar las dantescas estampas que ofrece la ciudad fantasma más famosa del mundo, en donde la naturaleza ha tomado la iniciativa en un paisaje totalmente contaminado. Como un museo desierto en el que el que la radiación ha congelado el tiempo, la ciudad esconde conmovedoras escenas que rinden homenaje a los días en los que la vida transcurría tranquilamente, en las escuelas, los comercios e, incluso, en un pequeño parque de atracciones local, que ahora sucumbe al empuje del óxido y la vegetación. Hoy en día, gran parte de esta zona de exclusión sigue siendo una zona muerta, plagada de maquinaria oxidada, edificios huecos y maleza salvaje. Aunque los niveles de radiación han ido disminuyendo gradualmente, aún siguen siendo altos.

La central, tras la explosión. /  (ARCHIVO)


'Fuera de control: Chernóbil' (23.00 horas)

La muestra las ruinas de la central nuclear ucraniana en donde se produjo el desastre medioambiental que obligó a aislar un área de 30 kilómetros alrededor de la central. A través de entrevistas a expertos y recreaciones por ordenador, el programa analiza los factores que causaron el estallido de uno de los cuatro reactores que causó la muerte directa a 47 personas, muchos de ellos bomberos, y provocó el fallecimiento de otros 4.000 en los años siguientes. El accidente obligó a evacuar a más de 100.000 personas, provocando una alarma internacional al detectarse radiactividad en al menos 13 países de Europa central y oriental.

'Chernóbil tras el desastre’ (0.00 horas)

Durante los últimos siete años, la obsesión del ingeniero estadounidense Philip Grossman ha sido hallar respuestas al accidente a partir del estudio del paisaje que se formó tras el desastre nuclear. Grossman, considerado una institución en el asunto, ha visitado el lugar más de una decena de veces y es una de las pocas personas a las que se les ha permitido un acceso casi sin restricciones a la zona de exclusión altamente peligrosa, el área que rodea el lugar de la explosión del reactor nuclear. Siguiendo las pistas que apuntan a un posible caso de sabotaje de la CIA en la época de la Guerra fría y al encubrimiento interno por parte del gobierno soviético, este ingeniero emprende un último viaje a Chernóbil en el que espera encontrar las pistas definitivas que indiquen qué provocó realmente el mayor accidente nuclear civil de la historia.

'La vida después de Chernóbil' (0.50 horas)

Este trabajo sigue a dos científicos a los que se les ha permitido por primera vez el acceso sin restricciones a la zona que rodea a la famosa central nuclear. Rob Nelson, biólogo, y Mary-Ann Ochota, antropóloga, acuden a la zona contaminada para investigar hasta qué punto el medio ambiente y la vida silvestre en la zona se han visto afectadas por los altos niveles de radiación a los que han estado expuestos en los últimos 30 años. Sometiéndose a un estricto control médico para asegurarse de que su exposición continuada a la radiación no alcanza niveles peligrosos para su organismo, estudian a fondo los efectos en la vida animal y vegetal en la zona más afectada por la explosión del reactor con sorprendentes e impactantes resultados.

'Ingeniería de lo imposible: Chernóbil’ (1.40 horas)

En este episodio, la conocida serie de DMax recupera cómo se desarrolló el proceso de reconstrucción del llamado ‘sarcófago de Chernóbil’, que cubre el reactor dañado de la unidad 4 de la central por el que se filtraba material radiactivo. Algunos de los mejores ingenieros del mundo se embarcaron en un ambicioso proyecto que paliase esas deficiencias y que supuso el diseño y construcción de la estructura móvil más grande del planeta. El programa muestra  los detalles del nuevo arco o ‘sarcófago’ de más de 36.000 toneladas de peso denominado “Nuevo Confinamiento Seguro (NCS)”, en el que han trabajado más de 10.000 personas y que cubre el deteriorado casco anterior con el fin de garantizar que no se produzcan más fugas en los 100 próximos años.

Temas: Chernóbil