Ir a contenido

ENTREVISTA

Macarena García: "'La otra mirada' es una serie muy necesaria"

La actriz, que da vida a Manuela, la directora de la academia femenina de la serie de TVE, habla de su personaje y del de 'El Ministerio del Tiempo'.

Inés Álvarez

La actriz Macarena García, en la presentación de la serie de TVE-1 ’La otra mirada’.

La actriz Macarena García, en la presentación de la serie de TVE-1 ’La otra mirada’.

Aunque Macarena García (Madrid, 1988) ya había aparecido en musicales y series de televisión, fue en aquella adaptación muda y en blanco y negro de Blancanieves donde cautivó al gran público con esa luz que desprende, que traspasa la pantalla. Y se llevó un Goya y una Concha de Plata. También ha formado parte de ese fenómeno teatral, cinematográfico y generacional que ha sido 'La Llamada', obra de Los Javis (su hermano y su cuñado) y ha sido (¿y seguirá siendo?) una de las mujeres de 'El Ministerio del Tiempo'. Ahora es Manuela, una directora de academia de los años 20  en permanente conflicto, en la serie 'La otra mirada' (TVE-1).

El pasado capítulo acababa con el grito de Manuela: "¡Quiero ser libre!". ¡Qué difícil le está resultando...! En esta temporada se enfrenta, la pobre, a un montón de sufrimiento, a grandes decisiones, a un cambio vital muy importante... Pero lo hace con una especie de empoderamiento y sacando una fuerza nueva que no habíamos visto en la anterior. Es consciente de que desea ser libre, feliz, y lo puede ser a pesar de lo que se supone que tenía que hacer en esa época, del qué dirán...

La actriz, en el papel de Manuela. / RTVE

Y a pesar de su madre, de su marido... De todos. Manuela es un personaje que me apasiona porque tiene una gran valentía para ese tiempo, como tantas mujeres que se enfrentaron a tanta gente que dieron incluso su vida  por conseguir que las cosas fueran un poco más justas.

Las mujeres olvidadas, de las que hablaban en el pasado capítulo... Exactamente.

Ha llegado Carmen, una antigua amiga, que le ayudará a tomar una decisión con su marido. Sí, no quiero hacer ‘spoiler’, pero viene con toda la maquinaria la tía. 

En esta temporada alumnas y profesoras ya están muy empoderadas. Y no paran de surgir nuevos temas. Y  lo sorprendente es que muchos de ellos aún siguen siendo de actualidad. Eso es lo curioso de esta serie, que invita a pararnos a pensar y reconocer todo lo que hemos avanzado y lo que nos queda por avanzar.

La serie es a veces utópica, pero siempre lleva a la reflexión. No deja de ser ficción, pero realmente  invita a reflexionar, aparte de que entretiene y emociona. Creo que es una serie muy necesaria y muy comprometida y nos hemos sentido muy responsables de enviar un mensaje, de hacer pensar. 

¿Se ha notado el nuevo equipo de guionistas mujeres? Antes había un chico al mando que tenía una mirada también maravillosa, pero el nuevo equipo sigue su línea. Aunque se agradece que en una serie de mujeres que se habla de darles el espacio que se merecen y que es justo, esto se lleve a cabo también tras las cámaras. Si no, sería una hipocresía. 

'La otra mirada' se estrenó justo antes de la actual ecolsión del feminismo. Ha pillado en un momento muy bueno, porque la gente está dispuesta a verlo, a oírlo, a seguir investigando, abriendo los ojos en situaciones a las que los tenía cerrados. 

Usted estudió en un colegio muy religioso. ¿Le habría gustado ser alumna de Manuela? (Ríe) Supongo que sí. Pero pienso que todo pasa por algo. Intento sacar cosas positivas de todo lo que vivo. He estado toda mi vida en un colegio en el que he sido superfeliz, y aún tengo a aquellas amigas. Pero sí que es verdad que ese trabajo he tenido que hacerlo más adelante, ese aprendizaje, y sí que me hubiera gustado estar en un colegio así. Lo deseo para todos los niños.

"Estudié en un colegio muy religioso, pero fui superfeliz y conservo mis amigas. Aunque me habría gustado un colegio como el de Manuela"

En 'La otra mirada' ha podido coincidir por fin con su hermano, Javier Ambrossi como actor. Sí. Nunca había trabajado con él. Boomerang, productora de la serie, nos han hecho un regalazo. Lo  disfrutamos un montón. Es una de estas cosas que te ofrece tu carrera que te las llevas para siempre.

¿Y estará en la nueva temporada de 'El Ministerio del Tiempo'? Todavía no se sabe nada. Pero me encanta y es una suerte formar parte de ella.

Su personaje, Lola, es otra mujer luchadora. También es un regalo. Es que las mujeres de 'El Ministerio del Tiempo' son maravillosas, como las de 'La otra mirada'. Ambas series tenen unas temáticas completamente diferentes, pero hay coincidencias: una valentía a la hora de afrontar los temas, una mirada a los personajes con cariño y respeto…

Y que pese a las discretas auudiencias de la primera temporada, hubo otra por su calidad… Sí, son series con un reconocimiento público y crítica bestial, que se han mantenido gracias a eso. Y eso está muy bien en estos tiempos en los que todo se rige por números. Es como un milagro y habla mucho de la calidad y del cariño que se tiene hacia las dos series. Ha sido un fenómeno parecido.

Macarena García, en la película 'Blancanieves'  / ARCHIVO

Cuando de pequeñita le leían el cuento de Blancanieves, nunca se habría imaginado que ese personaje le daría un Goya. Claro que no. A mí me encantaba Blancanieves, la he visto mil veces, pero mira por dónde la vida qué caminos te depara. Aunque de pequeñita no soñaba con un Goya, ese es un sueño más de adulto. Sobre todo porque andaba muy perdida, no tenía muy claro lo que quería ser. Quería ser profesora…

Y psicóloga. Sí, empecé a estudiar la carrera. Pero igual lo que quería ser era feliz y ya está. Y las cosas se han ido dando. Elijas lo que elijas, que las cosas salgan y fluyan es una suerte.

Quizá sea un premio que Manuela, de 'La otra mirada', sea un referente feminista, o que ‘El Ministerio del Tiempo’ la pasen en los institutos… Me siento muy orgullosa de eso. Con 'La otra mirada' me ha pasado que chicas jóvenes me dicen que les que les gusta, y también gente mayor, y ves cómo va calando el mensaje. Y hace poco una profesora nos contó que les había puesto un capítulo a sus alumnos. Es muy emocionante ver que con tu trabajo pueden pasar este tipo de cosas. Y aportar en algo esencial como es la igualdad entre el hombre y la mujer, tan necesaria.

"Cada vez soy más flexible con lo que la vida me traiga y en trabajar en la dirección que quiero sin obsesionarme"

Oiga, ¿no le tienen manía sus compañeras actrices, porque la luz que desprende la convierten en una robaplanos?  ¡Anda (ríe), eso no pasa...!

Se ve que no,  porque mantiene una buena amistad  con Anna Castillo y Belén Cuesta, de 'La llamada', por ejemplo¿Aparte de un fenómeno brutal, es ya una familia? Sí, es mi segunda familia. 'La llamada' empezó hace cinco o seis años, y hemos compartido gira, día tras día en el teatro, una película, alegrías... Hemos hecho un montón de cosas juntas. También es cierto que mi hermano y Javi Calvo (Los Javis) consiguieron juntar a gente que tenía mucho que ver. 

Pero no deja atrás a sus amigas de toda la vida. A las del colegio. Mi cable a tierra. Que me conocen desde los 4 años, con lo cual no hay miedos ni inseguridades  y hay tranquilidad máxima. Yo disfruto mucho de estar con mi gente, mi familia...Veraneo en Galicia desde que soy pequeñita y también tengo allí un grupo de amigos. Es muy importante mantener las relaciones y cuidarlas. Al final, es lo básico.  

Ha entrado en la treintena. ¿Sufre la misma presión que Manuela por cuándo se casa, para cuándo los niños? Desde luego eso le pasa mucho más a la mujer que el hombre, es una realidad absoluta. Pero no lo noto tanto. Si acaso me lo dice alguien de otra generación. En eso estamos avanzando.  

¿Y tiene metas como actriz? Cada vez soy más flexible con lo que la vida me traiga y trabajar en la dirección en la que yo quiero ir, pero sin obsesionarme con  ideas preconcebidas, sobre todo en una profesión como la mía, en la que las cosas no siempre dependen de ti y eso puede traer mucha frustración. Me apetece tener una carrera bonita, hacer proyectos que me gusten con continuidad y aprender. Ojalá me lleguen personajes diferentes y retos, eso que nos gusta tanto a los actores.