Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

El divorcio de Valls: 'Ne me quitte pas'

Ferran Monegal

Arrimadas y Valls (’El intermedio’, La Sexta). Tú y yo somos tres. Por Ferran Monegal.

Transtornado el Gran Wyoming (El intermedio, La Sexta) ante la ruptura de Ciudadanos y Manuel Valls, exclamaba: «¡Oh mon Dieu! Pourquoi? ¿Cómo es posible que Ciudadanos, un partido teóricamente centrista y antindependentista haya roto con Manuel Valls por haber rechazado la extrema derecha y por haber evitado un gobierno independentista en Barcelona?». ¡Ahh! Estaba tan désolé, tan profundamente extrañado, que añadió: «¡No tiene sentido, es inexplicable!». Y pusieron entonces por la megafonía, a modo de arpegio poético y musical, aquel extraordinario tema de Jacques Brel titulado Ne me quitte pas.

¡Ah! Interesante interpretación  de El intermedio sobre lo que ha pasado. Es decir, podemos estar, o no, de acuerdo con Valls, pero  ha sido consecuente con su ideario: no a la extrema derecha de Vox, y no a la independencia. Y añadieron: aquí quien navega dando inexplicables bandazos es Ciudadanos. Distinta manera de enfocar el caso ha sido la del TN vespre (TV-3) de esa misma noche del martes. Abrieron su informativo exclamando: «¡Celestino Corbacho també s’aparta de Manuel Valls!» rematando luego «¡Valls se va quedando solo y crecen las especulaciones sobre su futuro político!». O sea, en el agit-prop de Sant Joan Despí, en la colosal trinchera televisiva del procés, ahora, curiosamente, les irrita más Valls que Ciudadanos. ¡Ahh!  Qué maravillas tiene eso de trufar la informacion con las consignas que más convienen en cada avatar.

Precisamente sobre Celestino Corbacho tengo anotado un requiebro que le acaba de mandar a Valls, un souvenir muy delicado, cuando le entrevistaba Ferreras en Al rojo vivo esta mañana. Le ha lanzado este dardo, escueto pero afilado: «¡Yo no he venido aquí a pasar un fin de semana!». Tremenda puñalada. Eran socios amicales y entrañables hasta anteayer, y hoy en cambio le ha soltado: ¡tú no has venido a Barcelona a ser alcalde, tú has venido a veranear! Bárbaro.

Volviendo a El intermedio, la elección del Ne me quitte pas tiene mucha retranca.  Se trata de una canción bellisima y profunda, eso es indiscutible. Pero su historia es decepcionante. Hasta canalla. Brel la compuso como supuesto acto de amor por la joven Suzanne, llamada Zizou. Decía que temía perderla. La verdad es que fue Brel quien la dejó tirada, como un trapo, cuando se enteró de que estaba embarazada.