Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Bigote Arrocet y el ictus de María Teresa

Ferran Monegal

Arrocet y María Teresa Campos (T-5).

Visita de Bertín Osborne a Bigote Arrocet (Mi casa es la tuya, T-5). Estamos de acuerdo. Este notable cómico, que popularizó aquello del «¡Piticlín piticlín!» en aquel Un, dos, tres... de hace 43 años atrás, merecía una conversación. Bertín le visitó donde ahora vive, la mansión de la señora Campos, y le pilló practicamente haciendo las maletas. Se mudan. Han vendido el casoplón. Hombre, viendo los inmensos pasillos y salones, y la cantidad de escaleras que hay en este colosal albergue, aplaudo la decisión. Aunque la morada cuenta con ascensor interior, el trote por aquella ciclópea vivienda debe de ser agotador.

Dos momentos merecen resaltarse de este encuentro. El primero, cuando Arrocet recordó con amargura que al llegar a España «Me hicieron la vida imposible durante mucho tiempo porque le había cantado a Augusto Pinochet». Y añadió que Salvador Allende prohibía a los chilenos que salieran del país. «¡Esa era la libertad de la que aquí hablaban muchos!». O sea, una declaración de afinidades políticas en toda regla. ¡Ah! Cuidado con mirar atrás con acritud, porque estás condenado a olvidar y a ser olvidado muy pronto, decía el gran emperador Marco Aurelio.

El segundo momento fue en la mesa, cuando estaban comiendo. Había llegado María Teresa Campos a la reunión, y a Bertín se le ocurrió preguntarle cómo vivió, qué sentía, al ver por la tele a Arrocet en el show Supervivientes. Entonces los ojos de María Teresa miraron hacia algún lugar inconcreto, y dijo suavemente: «En una pareja cada uno debe tener su libertad. Pero las cosas se deben hablar, y que no te cojan por sorpresa» y mencionó entonces, lanzó sobre la mesa, el recuerdo de aquel ictus que sufrió. ¡Ah! A mí me pareció un velado reproche a su querido Arrocet. Dicho con mucha delicadeza, eso sí, pero un doloroso reproche en el fondo.

Afortunadamente el ictus de María Teresa Campos ya fue superado, y en estos momentos, liberada de una T-5 que ya no piensa en ella –este Mi casa es la tuya es probablemente la última concesión de esta cadena–  ha declarado que está en espera de destino, y que ha iniciado conversaciones para volver a los platós. ¡Ah! Sería de un gran sosiego para ella que que su nuevo destino fuese TVE. Allí no hay realities en Cayos Cochinos. No hay peligro de que Arrocet vuelva a ser tentado para el show en taparrabos en islotes caribeños.