Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Días regios: el hijo de la Rebe y Laura Borràs

Ferran Monegal

Bautizo de Daniel con corona (’Gipsy Kings’). / CUATRO

Semana con acento monárquico. Regia actualidad. Daniel, el hijo de la Rebe (Los Gipsy Kings, Cuatro), ha sido bautizado en Plasencia, con corona y traje de príncipe gitano. Y en Madrid, el Rey Felipe VI  ha recibido en palacio a Laura Borràs, portavoz de JxCAT. ¡Ah!  El bautizo del niño Daniel ha sido fantástico. Su madre, la Rebe, y su abuela Marisol, deslumbrantes, con pamelas, purpurinas, transparencias, gasas y zapatos de tacón más altos que las cataratas del Niágara, llevaban a Daniel en brazos. El abuelo,  emocionado, gritaba con orgullo: «¡Desde este momento, ya no quiero ni dinero, ni bocadillo de panceta, ni nada!». Y el niño Daniel, transportado en volandas, iba pasando entre el gentío agolpado en un salón de gala, y todos se le acercaban para tocarle el traje de príncipe gitano, y sobre todo esa corona que tan graciosamente le habían colocado en la cabeza y que le daba a la fiesta un aire muy monárquico. Un pastor de la Iglesia Evangélica pronunció una oración. La Rebe y Marisol lloraban emocionadas. Al padre del niño, y marido de la Rebe, no le vimos por ninguna parte. Ha desaparecido  del programa desde hace semanas. Pero  esta familia, los Jiménez, al menos han acabo la quinta temporada de los Gipsy Kings con la enorme felicidad de haber conseguido un bautizo principesco y coronado.

En Madrid, otro momento monárquico: Felipe VI recibió en palacio a Laura Borràs. ¡Ah! Había un interés bárbaro  por ver qué iba a pasar: el monarca frente a una independentista republicana luciendo mariposa amarilla en la solapa. No se han desvelado grandes cotilleos de este encuentro, pero el sábado, en el templo FAQS  (TV-3), Laura Borràs confirmó que, en efecto, le había hablado a Felipe VI del Edipo Rey, de Sófocles, para que tomase nota de lo muy equivocado que puede estar un monarca. ¡Ah! Me hubiera gustado que Cristina Puig hubiese profundizado sobre esta tragedia griega tan tremenda y espeluznante. Felipe VI, al que se le supone una cultura general amplia, debió quedar turulato. El rey Edipo tuvo una existencia pavorosa. Asesinó a Layo, su padre; se acostaba con su madre, Yocasta, y acabó arrancándose los ojos con sus propias manos y vagando arrastrándose por Grecia como una rata miserable. Hombre, este sensacional golpe que Laura Borràs le ha lanzado al monarca, merecía mojar pan.