Ir a contenido

DESASTRE DE MODA

El turismo se dispara en Chernobyl

Las visitas a la zona de la catastrofe nuclear aumenta un 40% desde el estreno de la serie de HBO

Turistas fotografían un zorro en el pueblo fantasma de Pripyat, cerca de Chernobyl. 

Turistas fotografían un zorro en el pueblo fantasma de Pripyat, cerca de Chernobyl.  / VALENTYN OGIRENKO (REUTERS)

El éxito de una miniserie de televisión de HBO que dramatiza el peor accidente nuclear del mundo en Chernobyl ha disparado el número de turistas que visitan la planta y la ciudad fantasma abandonada que hay cerca de la zona contaminada. Una agencia de viajes de Chernobyl asegura que ha tenido un incremento del 40% en las reservas de viajes desde que se estrenó, con gran éxito, la serie en mayo. Cabe señalar que un tour guiado en inglés por la zona cuesta alrededor de cien dólares por persona.

El pasado mes de abril se cumplieron  33 años del desastre de Chernobyl en la en la entonces Ucrania soviética, un accidente nuclear provocado por una prueba de seguridad fallida en el cuarto reactor de la planta atómica, que envió nubes de polvo radiactivo a gran parte de Europa. La miniserie de HBO describe las consecuencias de la explosión, y la vasta operación de limpieza y la investigación posterior.

Un visitante de Chernobyl fotografía máscaras de gas que se utilizaron tras la explosción de la central nuclear. / VALENTYN OGIRENKO (REUTERS)

Actualmente, el área que rodea a la planta atómica conserva la sensación de un páramo post-apocalíptico, donde los perros callejeros deambulan y la vegetación invade edificios sin ventanas y abandonados, cubiertos de escombros. Pripyat, localidad en la que vivían 50.000 personas que trabajaban principalmente en la planta, es ahora pueblo fantasma.

Sergiy Ivanchuk, director de giras SoloEast, explicó a la agencia Reuters que su agencia ha tenido un aumento del 30% en el número de turistas que iban a la zona este mayo, en comparación con el mismo mes del año pasado. Y las reservas para junio, julio y agosto han aumentado aproximadamente un 40%.

Yaroslav Yemelianenko, director de Chernobyl Tour, dijo que esperaba un aumento similar de 30-40% debido al impacto mediático de la serie. Su agencia ofrece un recorrido especial por los lugares que aparecen en la serie, incluido el búnker donde se produjo la decisión inicial de los funcionarios locales de no evacuar después de la explosión.

Los turistas salen de autobuses desde el centro de Kiev hasta Chernobyl, a unos 120 kilómetros, donde visitan monumentos a las víctimas y pueblos abandonados, y también almuerzan en el único restaurante de la ciudad. A continuación, pueden acercarse al reactor número cuatro, que desde el 2017 está cubierto por una gran cúpula de metal de 105 metros de altura que envuelve el núcleo explotado. El día termina con un paseo por el pueblo fantasma de Pripyat.

"Muchas personas vienen aquí, y hacen muchas preguntas sobre la serie", explicó la guía turística Viktoria Brozhko, quien insiste en que el área ya es segura. "Durante toda la visita a la zona de exclusión de Chernobyl recibes alrededor de dos 'microsieverts', lo que equivale a la cantidad de radiación que recibirás en tu hogar durante 24 horas", aseguró.

 Experiencia religiosa

"No soy un hombre religioso, pero esto es lo más religioso que jamás haya sentido" -explicó Craig Mazin, autor de la miniserie 'Chernobyl', cuando visitó la zona para escribir el guion-. Caminar por donde caminaron y estar bajo ese mismo cielo es muy extraño..., empiezas a sentirte un poco más cerca de las personas que vivieron el desastre", explicó  en un 'podcast' de HBO.

Dos turistas, en el punto de control de radioactividad, tras visitar la central nuclear de Chernobyl.  / Valentyn Ogirenko (REUTERS)

El desastre y su gestión (la orden de evacuación se produjo 36 horas después del accidente) puso de relieve las deficiencias del sistema soviético con sus burócratas irresponsables y su cultura del  secretismo. El accidente mató a 31 personas en pocas horas y obligó a decenas de miles a huir. Aún hoy en día, el número final de muertes por enfermedades relacionadas con la radiación, como el cáncer, sigue siendo desconocido. Un estudio bielorruso estima el total de muertes por cáncer a causa del desastre es de 115.000 personas, pero la  Organización Mundial de la Salud considera que son unas 9.000.

"No puedes venir a Kiev y no visitar este lugar único", explicó Gareth Burrows, un enfermero de 39 años del sur de Inglaterra. A Thieme Bosman, un estudiante holandés de 18 años , le preocupa que esta moda de visitar Chernobyl provoque un efecto tan negativo como es el de la pérdida de su mensaje: "Hay demasiados turistas paseándose, y eso impide tener la experiencia de estar en una ciudad completamente abandonada. Por eso creo que si este 'boom' sigue en aumento se perderá la esencia de este drama histórico".