Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

La Pantoja y el misterio de la lata de chóped

Ferran Monegal

Isabel Pantoja discutendo sobre la lata, T-5.

Desde que Isabel Pantoja fue contratada por Tele 5 y el 24 de abril aterrizó en La isla de los mosquitos (Supervivientes, T-5), las cotizaciones bursátiles de Mediaset España suben. He mirado la evolución en el parquet de esta industria televisiva y en enero había caído a 5.41, pero en abril y mayo ha remontado hasta el 6.39, con puntas del 7.05. O sea, que el fichaje de Isabel ha sido superlativo. En materia de audiencias televisivas, la cosa es más gloriosa todavía. Tele 5 ha concluido mayo con cuatro puntos de ventaja sobre A-3 TV. No recuerdo un castigo semejante. Ha sido una paliza. En este mes y medio en Cayos Cochinos, a la Pantoja Mediaset le ha ido fabricando aventuras y pintorescos berrinches, que han enganchado mucho. Primero la ácida pelea con Carlos Lozano, un trabajo excelente, una puesta en escena llena de magnífica acritud. Luego el ataque de celos de las Azúcar Morenocuando abandonaron Honduras al darse cuenta de que la estrella era Isabel y ellas estaban allí, simplemente, para hacerle la coreografía. También han sido un éxito los sucesivos ataques de morriña pantojil, muy vistosos, muy descarnados, llorando ella adolorida y amenazando con irse –ahora me voy, ahora me quedo hasta el jueves, ahora sigo pero solo hasta el domingo–, y con la impagable interpretación de Chelo García Cortés, contratada para hacer el papel de asistenta y dama de compañía.

Esta última semana le han fabricado un guion de misterio, suspense y latrocinio, todo junto, sobre una lata de chóped que Isabel se ha zampado ella solita y la acusan de haberla sustraído. Hombre, es un tema garbancero, francamente. El chóped, desde un punto de vista gastronómico, no tiene prestigio. Nunca le han dado a ese embutido una estrella Michelin. Pero Tele 5 está viviendo de ese asunto hace días. Hoy, el misterio sigue. ¿De donde sacó Isabel la lata? ¿La robó? ¿O fue un trato de favor de la organización, a escondidas, para tenerla contenta? Como decía Colate, muy encendido: «Eso, más que un 'reality show', parece el canal YouTube de la Pantoja». Pues sí. ¡Ah! Les puedo asegurar que ahora mismo hay una bolsa de criaturas, tres millones y medio de ciudadanas y ciudadanos como mínimo, que están más preocupados por la lata chóped de Isabel que por quién se llevará la mortadela de la alcaldía de Barcelona o de Madrid.