Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

La Khaleesi y la Pantoja: heroínas sin gloria

Ferran Monegal

En el último capítulo de ’Juego de Tronos’. 

Casi simultáneamente, con muy poca diferencia de tiempo, las dos heroínas más seguidas, más consumidas por el voraz apetito de la audiencia, la Khaleesi y la Pantoja, vivían en la tele capítulos inciertos. El final de Juego de Tronos ha sido de pena. La red está que arde. Piden que lo reescriban de nuevo, que lo cambien, que le den la altura escénica y argumental que se merece, y que lo emitan enseguida porque sus fans están que muerden. Efectivamente. Ha sido un cierre sin altura, sin emoción, sin la categoría que tan extraordinaria serie debería tener. El guion, más que un final memorable, ha dibujado torpemente una desbandada general, como si los personajes molestasen y había que sacárselos de encima como quien sacude el polvo de una alpargata desde el balcón.

Lo del pobre John Nieve no tiene nombre. Desterrado al Castillo Negro de por vida, y con la prohibición de que jamás podrá acercarse a una mujer. O sea, le niegan el amor, y hasta la posibilidad de tener descendencia. A Gusano Gris, el gran guerrero jefe de los Inmaculati, le mandan a tierras lejanas a hacer de granjero, como los cowboys del Oeste. Tyrion Lannister se queda de figurita bibelot, para adornar la vitrina del nuevo rey. Lo peor es lo de la Khaleesi. Yo creo que esta actriz, Emilia Clarke, tiene motivos fundados para demandar a la productora. Este final triste y sin gloria que le han colocado debería pasar a manos del Tribunal Supremo. El único que ha estado en su papel es Drogon, el último dragón que queda. Cabreado como una mona le ha echado el aliento al Trono de Hierro y lo ha fundido de golpe. Lo ha dejado como cuando metes un huevo de Pascua, de chocolate, en el microondas.

Paralelamente, en Supervivientes (T-5) la Pantoja también ha pedido el relevo. Jordi González le suplicaba que se quedase un poco más. Ella ha dicho que solo hasta la gala del jueves. Quizá le mandarán a sus hijos, a Chabelita y a Kiko, a ver si la convencen. Aunque diga que no, la cadena no pierde: esa visita tendrá otro bárbaro repunte de audiencia. Bien mirado, ahora a la Pantoja quizá es mejor tenerla circulando por los platós de T-5. Ana Rosa, Viva la vida, Mi casa es la tuya, Sábado Deluxe, algún polígrafo, etc..  ¡Ah! Aquí tampoco se busca la gloria. Lo que interesa es el negocio.  Y el gran dragón es Mediaset. Te lanza el aliento y te achicharra. Pero lo paga bien. Te forras.