25 nov 2020

Ir a contenido

Tú y yo somos tres

Guerras declaradas que no conviene contar

Ferran Monegal

Toni Soler dibujó así a Artadi y Maragall.

Como siempre suele ocurrir en la actual TV-3, cuando estalla algún cacao, guerra, refriega o batalla campal  que enfrenta a fuerzas independentistas entre sí, hay que ir a buscar la información en los programas de humor o de sarcasmo. No vayan al Telenotícies porque no se enterarán de nada: practican el silencio y esconden lo que pasa. La noticia del lunes era el violento ataque de Elsa Artadi (JxCat) contra Ernest ‘Tete’ Maragall (ERC), en el fragor de la lucha por las elecciones municipales. Así lo entendió –y bien entendido– Toni Soler, que nos decía en Està passant; «Elsa Artadi ha atacado a quien hace poco era su compañero en el Consell Executiu, Ernest Maragall (...) Si siguen en ese tono, en el próximo debate quizá Maragall le dirá: ‘Artadi, eres una pija que no ha bajado nunca de la Diagonal’,  y Artadi,  a su vez, le responderá: ‘Y tú la Diagonal la conociste cuando no existía y todo eran campos’».

O sea, que el enfrentamiento entre JxCat y ERC  está, pública y notoriamente, en fase sangrante. Para el TN vespre de esa misma jornada, todo lo contrario. Ni pío de la batalla. Ni una palabra. No pasa nada. ¡Ah! Entendamos a estos informativos de 'la seva', tan particulares: yo creo que esconden la realidad para mantener en la inopia al personal. O sea, en lugar de hacer periodismo, practican la ocultación como terapia. Es un camino peligroso. Puede tener consecuencias nefastas. Pongamos un caso: Alfonso XIII creyó toda la vida que su problema era el corazón –de eso, de una cardiopatía, murió en Roma–, cuando en realidad el foco de esa infección letal provenía de sus dientes. Fue víctima de una mala información. Solo que le hubiesen extirpado a tiempo unos cuantos piños dentales, su corazón se habría recuperado.

De lo que sí nos informaron en el TN vespre fue de la posibilidad –en el momento de cerrar esta columna parece descartada– de que Puigdemont participase en el debate que TV-3 estaba preparando. Una voz en off nos advertía ese lunes por la noche: «La posible participación en el debate del candidato de ERC ¡ha animado a Puigdemont!». ¡Ahh! Qué hermosa elección verbal. Según TV-3, la posible presencia de Junqueras ha «¡animado!» a Puigdemont . Es una interpretación impagable. La posible participación de Junqueras lo que ha hecho es asustarle. Pero eso también conviene ocultarlo.