Ir a contenido

EN DMAX

Frank Cuesta descubre al lobo ibérico

El conocido herpetólogo aborda este domingo el conflicto que a proliferación de este depredador genera entre ganaderos y animalistas

EL PERIÓDICO

Frank Cuesta en una entrega especial de ‘Wild Frank: Caza’.

'Wild Frank: Caza', programa de la cadena DMax protagonizado por el divulgador animalista Frank Cuesta y producido por Molinos de Papel, ofrece este domingo, 12 de mayo (a las 21.30 horas), un especial de 90 minutos dedicado a un animal que provoca una fuerte controversia social: el lobo ibérico. Ganaderos, animalistas y representantes del Estado tienen posturas enfrentadas respecto a las medidas de conservación de esta especie, cuyo número de ejemplares ha aumentado notablemente en los últimos años.

El equipo del programa viaja en esta ocasión a Sierra Culebra (Zamora), una de las zonas más habitadas por estos depredadores. En la localidad de Robledo, Cuesta visita el Centro del Lobo Ibérico de Castilla y León, cuyo propósito es el de investigar y contribuir a la divulgación de esta especie.

"El lobo ibérico es una joya de nuestra fauna, de nuestra diversidad. Aparte de ser un animal, es un mito", explica el biólogo Carlos Sanz, que en su día trabajó con el malogrado naturalista Félix Rodríguez de la Fuente.

Frank Cuesta, junto a un lobo ibérico, en el programa especial de DMax. / (EFE)

Tras esta visita, Cuesta conoce la otra cara de la moneda en su encuentro con los ganaderos, muy preocupados por el aumento de ataques  de los lobos a su ganadería (alrededor de 1.900 en los seis primeros meses del año pasado, según la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León). Los ganadores aseguran que, a pesar de las medidas que toman, el problema sigue existiendo. 

El lobo ibérico, que en el pasado suscitaba el temor y el rechazo de la mayoría, acabó ganándose el apoyo de la gente gracias a la labor del ya mencionado Rodríguez de la Fuente, que cambió la mentalidad a través de sus programas de televisón, para que tomasen consciencia de que era un animal que se había de proteger. Ahora, con la suspensión cautelar y consecuente levantamiento de la prohibición de la actividad cinegética en Castilla y León, se ha vuelto a reavivar el enfrentamiento entre los que defienden la tesis conservacionalista y los que la consideran un problema para sus vidas y negocios.

El objetivo 

Ante este encuentro cada vez más radicalizado, el objetivo de Cuesta es claro: dar a conocer la realidad de los hechos a partir de todas las opiniones de las distintas partes. 

Frank Cuesta, junto a un cartel del Centro del Lobo Ibérico Félix Rodríguez de Fuente. / (dmax)