Ir a contenido

'Killing Eve', el juego de gato y ratón vuelve a electrizar

La serie revelación del 2018 mantiene el nivel en su segunda temporada, gran estreno de este lunes

Juan Manuel Freire

Una escena de la serie ’Killing Eve’.

Una escena de la serie ’Killing Eve’.

Lo más normal con una serie, incluso con una buena, es que su primer episodio sea el más visto y los inmediatamente posteriores vayan decreciendo en cuanto a público. Los últimos ya solo los ve una reducida base de fieles o incondicionales que apenas tiene con quién comentarlos.

Por eso la de 'Killing Eve' fue una de las historias de éxito más sorprendentes del 2018: las audiencias de la serie de BBC America (aquí emitida por HBO) crecieron casi con cada episodio, como resultado del boca-oreja y el entusiasmo de la crítica. Nadie quería perderse la siguiente etapa del juego de gato y ratón entre la agente del MI5 Eve Polastri (Sandra Oh) y la asesina mercenaria Villanelle (extraordinaria Jodie Comer), conocida tanto por su eficacia e imaginación a la hora de matar como por su sentido del estilo.

BBC America debió ver pronto la calidad y potencial de lo que tenía entre manos, porque renovó la serie para una segunda temporada días antes de estrenarse la primera. La nueva entrega se estrena mañana, día 8, para convertir los lunes en un día más excitante. Y para poder hacer programa doble, también en HBO, con 'Barry', otra serie sobre criminal a sueldo: ¿para cuándo el 'crossover'?

Avance sin 'spoilers'

Los escasos episodios adelantados a la prensa (solo dos) permiten extraer una conclusión ojalá no apresurada: a pesar de la salida de Phoebe Waller-Bridge ('Fleabag') como guionista principal, sustituida por Emerald Fennell, 'Killing Eve' conserva en esta temporada las cualidades que la hicieron especial en sus primeros días. Es decir, su trama todavía es ingeniosa, sus personajes principales siguen actuando de manera fascinante, su ambientación sonora invita a tamborilear (el trío Unloved sigue al frente) y se potencia la encantadora idea de que, en el fondo, esto es ante todo una historia de amor condenada al engaño y el fracaso. "Cuando amas a alguien haces mil locuras", afirma Villanelle para justificar que Eve le asestara una cuchillada en el estómago al final de la primera temporada.

Dar cualquier detalle adicional sobre el desarrollo de la historia significaría arruinar la experiencia. Lo dejaremos en breve curso de actualización y diremos que esta temporada arranca, básicamente, donde acabó la anterior, o para ser más precisos, 30 segundos después, con Villanelle todavía a la fuga y Eve ansiosa y desesperada por recordar cómo era su vida antes de cruzarse en su vida ese animal salvaje.

Antiheroína autónoma

La actitud de Eve, su lucha interna entre la fascinación y la lógica, es fácil de comprender: Villanelle es un personaje magnético a todos los niveles, una loba solitaria sin apego por las convenciones; mucho menos, las impuestas por los hombres.

Luke Jennings, autor de las novelas breves en que se basa la serie, nos explicaba sobre su criatura: "Al principio puedes pensar en ella como la creación de sus jefes masculinos, una mascota psicópata, pero cuando trasciende ese rol, todo cambia. Se adentra en un mundo definido por sus propios intereses y deseos, no regulado por la autoridad masculina".

En el fondo, justiciera y criminal no son tan distintas. "Eve ha tomado decisiones seguras en la vida; Villanelle ha tomado decisiones muy peligrosas", explicaba Jennings. "Pero cada una tiene facetas que atraen y fascinan a la otra. Una persecución es siempre, en cierto sentido, una especie de cortejo". Seguiremos el flirteo.

Temas: HBO Series