Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

La sangre del prestamista

Ferran Monegal

Rappel, pinchando dedos en ’Gipsy Kings’.

Aterriza nueva temporada de los Gipsy Kings en Cuatro. Aunque parezca mentira, siguen dándole cancha al prestamista de Palma. La nueva ocurrencia de este primer capítulo ha sido convocar al vidente Rappel y que lea el futuro del prestamista en su sangre. Le iba pinchando en el dedo corazón de la mano izquierda, y las gotas de sangre caían en una vasija llena de agua. Formaban figuras inquietantes. Rappel le decía: «Veo que tienes que ir al origen. Al meollo. ¿Para qué has venido a este mundo?». ¡Ah! Lo del meollo no acabaron de entenderlo, ni el prestamista ni sus acompañantes. Creían que el meollo era algún país lejano. Lo de ver el futuro a través de la sangre, en la magia negra clásica, lo hacen con una gallina o un pollastre. Tiene sentido: hay casos en que su sangre es más limpia que la de algunos humanos. Al margen del show de Rappel, es deplorable el retrato que, a través de este prestamista, se está haciendo del pueblo romaní. Lo vengo diciendo desde que comenzó este esperpento, hace al menos cuatro temporadas.

11-M, ATENTADO SIN 'TXAPELA' .– Se cumplen 15 años del atentado de Atocha. Vibrante alegato de García Ferreras en Al rojo vivo (La Sexta): «La Justicia ha dejado claro que la autoría fue islamista. El atentado no tenía txapela. Los mentirosos difamadores mediáticos en los que se apoyó el Gobierno de Aznar siguen lanzando bulos. Ellos son los generadores del odio que está presente en este país. Son seres indecentes. Son unos amorales». ¡Ah! Han pasado 15 años y el veredicto es concluyente. No había txapela en el atentado. La caverna, el sindicato del crimen, no obstante, continúa evacuando desinformación en los medios que están a su alcance.

EL ‘PARRAQUE’ DE PAULINA .– Nadie se explica, y creo que la dirección del programa y los otros miembros del jurado tampoco, la desastrosa e injusta decisión que tomó Paulina Rubio la otra noche en La voz (A-3 TV). Expulsó del concurso al excepcional Andrés Balado, quizá el mejor intérprete, la garganta más intensa y extraordinaria de este certamen.  Sus versiones de Purple rain o You are so beautiful le han valido el sobrenombre del Bruce Springsteen o el Joe Cocker de Galicia. Lo de Paulina Rubio es incomprensible. Francamente extraño. Quizá un golpe de calor. Quizá un parraque.