03 abr 2020

Ir a contenido

COMPOSICIÓN POLÉMICA

Acuerdo por el plagio de la canción que ganó Eurovisión

El demandante, el rockero Jack White, aparecerá como autor de 'Toy', que la israelí Netta interpretó en la última edición del certamen

La cantante de Israel Netta, durante su interpretación de la canción ’Toy’ en el Festival de Eurovisión celebrado en mayo en Lisboa.  

La cantante de Israel Netta, durante su interpretación de la canción ’Toy’ en el Festival de Eurovisión celebrado en mayo en Lisboa.   / PEDRO NUNES (REUTERS)

Tras varios meses de tira y afloja sobre la autoría de 'Toy', canción con la que la cantante israelí Netta Barzilai ganó la última edición del Festival de Eurovisión, al final demandante y demandados han llegado a un acuerdo: el rockero Jack White, de la banda White Stripes, ha logrado que se le reconozca crédito coautor de la composición, que denunció por considerar que era un plagio de su tema 'Seven Nation Army'.

La queja por plagio, que llevó a cabo Universal Music, la discográfica de White, se ha dirimido finalmente con un acuerdo cuyos detalles no se han difundido, pero el diario 'Jerusalem Post' señala que probablemente contemplen que el rockero de Detroit reciba parte de los derechos de autor que genera 'Toy'.

La canción 'Seven Nation Army' se publicó en el 2003 y alcanzó el número uno en listas de música alternativa en EEUU y Reino Unido ese año. La pegadiza 'Toy' está firmada por Doron Medalie y Stav Beger y, tras hacerse con el triunfo en Lisboa el pasado mayo, fue editada y distribuida por Sony en EEUU.

Poco después de la final eurovisiva, Universal Music envió una carta a los dos compositores israelíes que les advertía de una presunta infracción de derechos de autor debido al parecido entre las dos composiciones. "Nos sorprendió recibir una carta de este tipo. Estoy seguro de que en las próximas dos semanas este asunto estará resuelto con satisfacción para ambas partes", dijo Medalie, mientras que Beger afirmó que cuando compone no tiene "otras canciones" en la cabeza.

"Generalmente, vivimos en un mundo donde hay una línea muy fina entre el plagio y la similitud, y todas las melodías posibles ya han sido inventadas", declaró Beger.

Según las normas de Eurovisión, las canciones que participan en el concurso deben ser originales. Así, de no haber llegado a este acuerdo, y se hubiera fallado en un tribunal que es un plagio, se podría dar la situación de que el Festival de Eurovisión retirase el premio a la canción de Israel y, por tanto, también la posiblidad de organizar la próxima edición del certamen musical.