Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Catalán en 'La voz': 'Boig per tu'

Ferran Monegal

Lidia Ruiz ’La voz’ (A-3 TV).

Subió al escenario. Tacón fino. «¿Dónde tocas? / En los pasillos del metro / ¿Cómo te va? / Sobrevivo». Comenzó a sonar la música. Y Lidia Ruíz cantó Boig per tuLuz Casal la canta en castellano, Lidia la cantó enterita en catalán, menos al final, la última frase, que la dijo así: «Si estoy loca, es por ti». Se giró Antonio Orozco, emocionado, y exclamó: «La música no entiende de fronteras (...) Eres tan valiente. ¡Déjame que te acompañe!». Y Pablo López, entusiasmado, le dijo: «Estic boig per tú, Lidia, ¡però del tot! Qué bonita es la música, que no sabe de tonterías, y no es más que música». Ni menos, podríamos añadir. Yo creo que llegará un día, y no tardará mucho, en que los analistas de televisión no tendremos que resaltar, ni titular, como una cosa extraordinaria, que en un concurso musical de una cadena del telehipódromo español se haya producido la rareza de ver y escuchar cantar un tema catalán. Y en catalán. Creo que han estado acertados en La voz  (A-3 TV). Dar cabida a la interpretación de Lidia Ruiz con Boig per tu de Sau, ayuda a que los desmemoriados hagan memoria y recuerden que el Estado español es plurilingüe. Celebro el golpe de La voz. Espero que esta excepcionalidad pronto deje de ser eso: una excepción. Ni siquiera una noticia.

ROSARIO ‘LA TREMENDITA’ .– Acaba de estrenar La 2 Un país para escucharlo. O sea, Ariel Rot se ha puesto a caminar por la España invertebrada y ha encontrado que la única columna vertebral posible es su música. La primera vértebra, Andalucía. En compañía de Kiko Veneno han encontrado en Triana a Rosario La Tremendita, joven cantaora biznieta de Enriqueta La Pescaora, sobrina nieta de la extraordinaria saetera Gandinga de Triana, e hija de José Guerrero El Tremendo. Es un arte muy singular el de La Tremendita. Decía: «Para cantar flamenco hay que ponerse un mantón, una flor en el pelo y sentarse en una silla con un guitarrista. ¡Pero mi naturaleza es otra! Yo necesito moverme. Y la flor en el pelo a mí no me gusta». Apasionante resultado el que ha conseguido: triunfa cantando flamenco, tocando guitarra eléctrico-acústica, y se acompaña de un DJ. Cante puro envuelto en la heterodoxia más absoluta. Este viaje de Rot por las vértebras hispanas de la música es un ejercicio cultural de primera categoría, además de una delicia.