Ir a contenido

EL CATALÁN IRÁ A EUROVISIÖN

Miki Núñez: «Representaré a España y punto. No hay que politizar...»

El exconcursante de 'OT 2018' irá a Eurovisión para defender su festiva y bailable canción 'La venda'

Inés Álvarez

El cantante Miki Núñez, representante de RTVE en Eurovisión 2019.

El cantante Miki Núñez, representante de RTVE en Eurovisión 2019. / EFE / QUIQUE GARCÍA

Aunque era la triunfita María y su 'Muérdeme el corazón' la que partía como favorita para representar este año a RTVE en el festival de Eurovisión, y en la gala que TVE celebró el domingo para seleccionar entre las 10 finalistas la canción que iría ya despuntaba 'Nadie se salva', del dúo formado por la ocasión por los exconcursantes de 'OT 2018' Miki y Natalia, ha sido la alegre, festiva y bailable 'La venda' la elegida por los telespectadores, con lo que será Miki quien viajará a Israel. Una noticia que el tarrasense recibía con cara de sorpresa, mientras que se intuía el alivio en las de sus compañeras, a las que parecía no hacerles ilusión ir. Al menos no tanta como a Famous, ganador de 'OT' y a Noelia.

Un rechazo que en las redes se quiso envidenciar con un vídeo en el que las chicas parecían animar a que la gente votase al catalán. «No fue así. A María se le cayó la maleta y dijo, como en la canción: ‘La venda se cayó’ y Natalia le siguió. Y se sacó de contexto. Son unas profesionales y defenderían su canción», dice, zanjando la polémica.Aunque está acostumbrado a ellas: «Cuando salimos de 'OT', vimos tanta malinterpretación, que decidimos relajarnos».

Críticas y amenazas

La otra polémica a la que se deberá enfrentar, como ya le pasó a Alfred, el triunfito que fue a Eurovisión el año pasado, es al hecho de ser catalán. «Estoy preparado para que me pregunten por el 'procés' y lo que quieran, pero yo voy a representar a España en Eurovisión, que es un festival de música, y punto». Y añade: «Los internautas son  más inteligentes. Lo único que se hace es meter el dedo en la llaga. ¿Cómo se va a politizar algo musical? ¡La música une!».

El concursante de 'OT 2018' y Adrià Salas, miembro de La Pegatina, y autor de 'La venda'. / QUIQUE GARCíA (EFE)

No obstante, reconoce que ya ha recibido críticas: «Las que no sean constructivas, insultándome o deseándome la muerte, que hay unas cuantas, las obviaré», asegura. Tampoco entiende por qué debe sentirse extraño pronunciando frases en andaluz en 'La venda': «¡Si toda mi familia es andaluza...!».

A disfrutar y aprender

Nada logra ensombrecer la alegría que siente por ir a Eurovisión. «Voy a desarrollar mis dos pasiones: cantar y viajar». Por eso, ayer se levantó pensando: «Disfruta, aprende y empápate de la experiencia», que es el consejo que le dio Alfred cuando le pasó el testigo. A disfrutar ya empezó cuando Adrià Salas, componente de La Pegatina, le compuso esa canción que le va a la medida. «No es tan charanga, como dicen algunos. Han encontrado el equilibrio entre un punto de elegancia y diversión», asegura. «Para nosotros, como es una canción estilo Pegatina, ha sido como un reconocimiento», dice Salas.

El cantante, que cuenta con el favor del público (en la gala se llevó un 34% de los votos, y un 14% a compartir con Natalia), sabe que ahora toca trabajar muy duro. Y le apetece. Con la cita eurovisiva en el horizonte, deberá dedicarse a pulir 'La venda' y trabajar la puesta en escena para el festival: «Pensamos en una 'batucada', pero no es el estilo», dice. Tendrá que aparcar, eso sí, la preparación de su  sencillo, para el que había hablado con Nil Moliner y Alfred). «Yo digo que me gustaría que fuera pop rock melódico con contratiempos. Y que tuviera una balada que sacara al Miki más íntimo», confiesa.