Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

La sierra de Errejón y el hacha de Iglesias

Premonitoria grabación en 'El intermedio': Errejón leñador

Ferran Monegal

Thais Villas con Errejón leñador (La Sexta).

Una grabación de Thais Villas con Íñigo Errejón, hace unos días, en un pueblecito de los montes de Segovia, Castillejo de Mesleón, y que estaba guardada en La Sexta en espera de emisión, ha adquirido relevancia informativa tras conocerse la tremenda noticia de que Errejón le ha hecho la pirula a Podemos. ¡Ah! A veces los duendes de la tele hacen unas jugadas estupendas. Como es natural, el jueves El intermedio emitió enseguida ese encuentro. Un encuentro pintoresco.

Errejón hacía de leñador. Serraba troncos. Y Thais le iba preguntando por su relación con Pablo Iglesias. Le decía: «Hace dos navidades, en la fiesta de los periodistas parlamentarios, usted y Pablo se abrazaban y besaban tiernamente. ¿Cómo está ahora la cosa? ¿Sigue el cariño, siguen los besos, hacen manitas?».

Errejón, que era el único que sabía en ese momento lo que él y Manuela Carmena estaban cociendo, intentaba disimular un poco para no desvelar todavía lo que hemos sabido unos días después. Pero serrando, serrando, se fue soltando. Y dio algunas claves curiosas. «No, no, ahora un beso entre nosotros no lo sacarías –le decía a Thais, mientras le daba a la sierra– Hemos tenido diferencias. Convivimos, sí, pero nuestra relación ha cambiado. Ahora no hay roces»

 ¡Ahh!  Habian pasado dos años desde aquellas navidades de ternura y de besos, y ahora, dos años después, Errejón confesaba que ya no habia entre ellos ni siquiera la delicadeza, el detalle, la caricia, de un tierno roce. Interesante momento. Ahora que sabemos el órdago que hay entre ellos, ese momento televisivo, grabado unos días atrás, alcanza  rango de categoría y deborda ámpliamente la anécdota.

A la hora de cerrar esta columna no ha comenzado todavía La Sexta noche, en donde está prevista la presencia de Íñigo Errejón. O sea que no conozco que tipo de argumentario dará este político. Lo que sí sabemos es que su golpe ha provocado división de opiniones. Para algunos se ha instituído desde el jueves en tremendo serrador furtivo del tronco de Podemos. Para otros, es la respuesta al poder omnímodo de Iglesias.

Hombre, como leñador de sierra, Íñigo Errejón demostró tener soltura y destreza. Pero ojo con lo que nos advirtió el Gran Wyoming cuando terminaron de emitir el reportaje: «Mucho cuidado, a Pablo Iglesias el hacha se le da mejor».