Ir a contenido

LA POLÉMICA DE 'FAQS'

Sanchis retrasó la sustitución de Laura Rosel

El director de TV-3 explica que se quiso cambiar a la presentadora de 'Preguntes freqüents' a los dos meses de su debut

Saül Gordillo, Vicent Sanchis y Núria Llorach, en la comisión de control de la CCMA, en el Parlament.

Saül Gordillo, Vicent Sanchis y Núria Llorach, en la comisión de control de la CCMA, en el Parlament. / MARTA SIERRA (ACN)

El controvertido cambio de Laura Rosel por Cristina Puig al frente del programa 'Preguntes freqüents' estaba previsto para marzo del 2018, pero fue el director de TV-3, Vicent Sanchis, quien decidió retrasarlo hasta este mes de enero. Así lo ha explicado el propio Sanchis este viernes, 18 de enero, durante la sesión de control de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), en el Parlament.

"La decisión se arrastra desde hace mucho tiempo", ha explicado el director de TV-3, quien ha señalado que, pocas semanas después de que Laura Rosel sustituyese al primer presentador, Ricard Ustrell (quien dejó el programa en diciembre del 2017), la productora de 'Preguntes freqüents' (El Terrat) notó "algunos problemas, deficiencias y características que no le acababan de gustar".

"Decidimos conjuntamente que el cambio no se podía hacer dos meses después, sino que les pedí tiempo hasta diciembre", ha dicho  en el Parlament Sanchis, quien ha señalado que el origen de los "problemas" estaba en que se buscaba "otro perfil de presentadora, no tan estrictamente informativo, sino más abierto y dando más juego".

Sanchis matizó que la productora planteó "no tanto deficiencias, sino características de Laura Rosel", que tiene un perfil para unas cosas más que para otras.

"Que un presentador dé el perfil adecuado para un programa es discutible", ha considerado Sanchis, para quien Rosel es "una gran comunicadora, presentadora y periodista en otro nivel de programas".

"Casi todos los protagonistas de esta decisión lo sabían desde hace tiempo, y nadie se ha enterado por sorpresa", ha añadido el director de TV-3, que ha aprovechado esta polémica para lamentar públicamente que "mucha gente vive lo que ocurre con TV-3 con una sospecha permanente de manipulación". "No hay ninguna intervención fantasmagórica", afirmó.

Las explicaciones de Sanchis no han convencido a la mayoría de los miembros de la comisión de control del Parlament. Para Ruben Wagensberg (ERC),  si las razones del cambio de presentadora eran dar un nuevo enfoque sobre los contenidos del programa, este cambio "no se acabó de veren el primer programa con Cristina Puig al frente.

Por su parte, Josep Riera (Junts per Catalunya) apuntó que la audiencia que logró el pasado sábado programa con la nueva presentadora (una cuota del 16,7%) fue inferior a los registros de Rosel. Por eso,  Riera ha pedido a Sanchis una explicación del cambio de presentadora "convincente, para no alimentar teorías de la conspiración", ya que la versión oficial de dar un toque más de entretenimiento "no parece que justifique un cambio de esta magnitud".

Por otro lado, Sanchis ha explicado que Rosel seguirá unida profesionalmente a TV-3, y ha anunciado que estará al frente de una noche temática de la cadena autonómica, aunque no ha precisado ni el tema ni la fecha.