Ir a contenido

'THRILLER' ROMÁNTICO

De 'La casa de papel' a 'El embarcadero'

Movistar+ estrena el viernes la nueva ficción del equipo que triunfó con la popular serie de A-3

Beatriz Martínez

Vídeo promocional de la serie de Movistar+ ’El embarcadero’. / MOVISTAR +

El equipo de ‘La casa de papel’ vuelve a reunirse en una nueva serie original para Movistar+ que llega dispuesta a romper con los estereotipos de la ficción española adentrándose en un terreno poco transitado como es el del 'thriller romántico'.

‘El embarcadero’, que se estrena en la plataforma de pago este viernes, 18 de enero, con un total de ocho capítulos, gira alrededor del triángulo amoroso formado por un hombre, Óscar (interpretado por Álvaro Morte), enamorado de dos mujeres totalmente diferentes, su esposa Alejandra (Verónica Sánchez), cerebral y urbanita y su amante Verónica (Irene Arcos), visceral, libre y salvaje.

Los actores Irene Arcos, Álvaro Morte y Verónica Sanchez, protagonistas de la serie de Movistar+ 'El embarcadero'. / SEBASTIEN NOGIER (Efe)

“Queríamos hacer algo completamente diferente”, cuenta Álex Pina, creador de la serie junto a Esther Martínez Lobato. “Explorar un tema tan manido como la infidelidad, que ya ha sido desarrollado a lo largo de tres siglos de literatura y quitarle todo el peso de la culpa judeocristiana para buscar un camino nuevo de comprensión en el que no apareciera ni el sentimiento de la traición ni del engaño, liberándonos de los prejuicios”.

Se trata de un viaje emocional, de autodescubrimiento, el que emprende el personaje de Alejandra cuando recibe la noticia de que su marido se ha suicidado y se entera de que mantenía una doble vida. A partir de ese momento, la narración funcionará a dos niveles. Por una parte, a través de 'flashbacks' iremos conociendo los detalles de la relación entre Óscar y Verónica. Por otra, seguiremos a Alejandra en su camino de investigación para intentar entender y encontrar respuestas.

“Nos interesaba poner el foco en dos mujeres de 40  años”, continúa Esther Martínez Lobato. “Se hacen muchas historias iniciáticas, pero pocas que exploren la identidad y la sexualidad femenina a una determinada edad”.

En efecto, las mujeres son las verdaderas protagonistas de la serie. Alrededor de Alejandra y Verónica se crean dos universos paralelos, pero lo interesante es ir asistiendo al progresivo encuentro entre ambos mundos, y de qué manera la sororidad femenina se va imponiendo a lo largo de los episodios.

Una de las características fundamentales de la serie es la sensualidad que desprende. Al fin y al cabo, lo que intentan los personajes es reconectar con sus instintos, esos que se encuentran adormecidos en nuestras rutinas diarias. Por eso la naturaleza se convierte en el único escenario posible, en esta ocasión en los parajes de la Albufera de Valencia, donde tiene lugar la mayor parte de la acción.

“El espacio resulta fundamental, es un elemento narrativo más”, continúa Martínez Lobato. “Esos campos de arroz, esos espejos que los cubren, constituían un entorno muy poderoso que servían para trasmitir la necesidad que tienen los personajes de sentir de una manera más pura y primitiva”.

Con ‘El embarcadero’ Movistar+ apuesta por un modelo diferente en el que prima la atmósfera, el magnetismo de las imágenes y por supuesto los personajes, en constante búsqueda de sí mismos en una aventura introspectiva en la que también late el misterio.

También arriesgan a través de un elenco de intérpretes nada obvio, lleno de nuevos nombres. Además de Álvaro Morte, recuperamos a una magnífica Verónica Sánchez, descubrimos el talento de Irene Arcos y, junto a ellos encontramos a Cecilia Roth, Roberto Enríquez, Miquel Fernández, Antonio Garrido o Marta Milans.

Tras 'la casa', "la vorágine"

Parte del equipo de ‘El embarcadero’ llevaba trabajando más de diez años juntos, desde ‘Los hombres de Paco’. Pero desde que estrenaron ‘La casa de papel’ (a través de Vancouver Media), ha alcanzado otro nivel de popularidad; no solo en España, sino a nivel mundial gracias a la difusión de la serie a través de Netflix. A partir de ese momento, como ellos mismos cuentan, todo se disparó, de manera que los proyectos casi se han solapado: Además de ‘El embarcadero’, la serie británica ‘White Lines’ y la tercera temporada de ‘La casa de papel’, que se encuentra en su primer mes de rodaje. “Ha sido una auténtica vorágine muy loca”, reconoce Álex Pina.