Ir a contenido

estreno en netflix

El sexo, según Gillian Anderson

La actriz de 'Expediente X' protagoniza en Netflix, junto a Asa Butterfield, la serie 'Sex education'

Marisa de Dios

Asa Butterfield y Gillian Anderson, en ’Sex education’. 

Asa Butterfield y Gillian Anderson, en ’Sex education’.  / NETFLIX

"Todo el mundo piensa en echar un polvo, está a punto de echarlo o lo está echando en este momento". Esta frase que suelta uno de los protagonistas de 'Sex education', la serie que Netflix estrena este viernes 11 de enero, define perfectamente de lo que va esta ficción británica de adolescentes deseosos de experimentar en la cama que tiene a Gillian Anderson, la fría Scally de 'Expediente X', al frente del reparto.

La serie va de sexo, sí, y hay escenas subidas de tono, pero abordándolo de una forma cómica y, a la vez, incluso didáctica, a través de los problemas de los alumnos de un instituto en esta materia. Las inseguridades de las primeras veces, los miedos a la hora de mostrar tu cuerpo a tu pareja, la obsesión con la masturbación e incluso el tamaño de los genitales y el rebelde vello púbico son algunos de los temas que van apareciendo a lo largo de los capítulos.

Y el que está ahí para solucionarlos es un chico que, paradógicamente, no tiene ninguna experiencia práctica en materia sexual, el joven Otis (Asa Butterfield, El niño con el pijama de rayas, La invención de Hugo), pero que domina a la perfección la teoría, ya que es hijo de una una terapeuta sexual, Jean Thompson (Gillian Anderson).

A pesar de su virginidad, el tímido y reprimido Otis vive rodeado de referencias constantes al sexo por culpa de su desinhibida madre (la escena en la que intenta deshacerse de los interminables objetos con forma de falo que hay en su casa resulta de lo más cómica), una mujer sin prejuicios acostumbrada a cambiar de pareja y que avergüenza a su hijo con frases como esta: "Me he dado cuenta de que finges que te masturbas y me preguntaba si querrías hablar de ello".

Un consultorio clandestino

Cuando la chica mala de su instituto, la rebelde Maeve (Emma Mackey), descubra que Otis es hijo de una sexóloga, verá rápidamente que ha encontrado un filón si sabe sacar partido a su extenso conocimiento de la teoría amorosa. Así que, aprovechando su buen ojo para los negocios, le convencerá para abrir un consultorio clandestino para tratar los variopintos problemas sexuales de sus compañeros. 

El amigo homosexual de Otis (Ncuti Gatwa), el matón del instituto que es también el hijo del director (Connor Swindells), el chico más popular del centro (Kedar Williams-Stirling) y la joven que está obsesionada con encajar (Aimee Lou Wood) son otros de los personajes de esta serie de ocho episodios que no solo muestra las inseguridades de los adolescentes, sino también de los progenitores que tienen que lidiar con los cambios que están experimentando sus hijos, a los que muchas veces no entienden.

Temas: Series Netflix