Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Cristina Pedroche, o sea, llega el 2019

Ferran Monegal

Cristina Pedroche, en ’El hormiguero’. 

Estabamos acostumbrados a que, por estas fechas, llegaba a la tele el gran espot de Freixenet. ¡Ahh! Coreografía de delicadas coristas haciendo de burbujitas. Artistas de Hollywood que cada año contrataban y causaban mucha excitación. Desde Liza Minnelli (1977) hasta Ricardo Darín (2017), pasando por Gene Kelly, Raquel Welch, Paul Newman o Sharon Stone, entre otros muchos. Era el gran signo televisivo de que entrábamos en periodo navideño. Este año, este tradicional espot ha quedado un poco disminuido. Este año sabemos que estamos en zona navideña y que está al llegar el año nuevo porque Cristina Pedroche ha salido en El hormiguero (A-3 TV) a comentar qué tipo de  transparencia llevará. Sin desvelar el secreto de su atuendo, dijo: «Cualquier cosa que me ponga yo lo hago sexi. Será un vestido con el que mucha gente va a soñar». Hombre, será sugestivo. Nos meteremos en la cama, cerraremos los ojitos, y Cristina aparecerá en nuestro sueño transparentada y magnífica, como le ocurría a Julio César cada noche, soñando con aquel golpe tan sensacional de Cleopatra, emergiendo de una alfombra que desenrrollaron sus esclavos egipcios.

Pablo Motos, impresionado ante el sugerente sueño que se nos avecina, invitó a Cristina a comer algo allí mismo. Le sacó bandejas de mimbre con detalles de buen gusto, como torreznos, patatas fritas, jamón de bellota y al final, de postre, castañas asaditas. ¡Ah! Resulta que Cristina por las castañas se pirra. «¡Soy adicta!» gritaba con alegría. Y vimos que las pelaba en un plis plas y se las comía enteritas. Un consejo hay que darle a Cristina: la castañas no  son aceitunas. Hay que abrirlas y mirar con atención antes de engullirlas. Alguna puede tener en su interior habitantes escondidos.

REVILLA Y CATÓN .– El presidente Miguel Ángel Revilla también tiene un sueño que le llena de satisfacción. Se lo contó a Jesús Cintora en Carretera y manta (La Sexta). Dijo que siempre sueña con aquello que dejó escrito en su libro Orígenes el cónsul Marco Porcio Catón, en el siglo II a.d.C.: «Fluvium Hiberum; is oritur ex Cantabris; magnus atque pulcher, pisculentus». ¡Ahh! Lo de Revilla con el Ebro es una fijación muy bonita. Alguna vez le he escuchado decir en la tele que Catalunya debería ser prudente, porque si no es capaz de desviar el curso del río y hacerlo desembocar...  ¡en Alcossebre!