Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Quiere desnudar a Pedro Sánchez

Calleja se lleva a Ágatha Ruíz de la Prada a la selva de Costa Rica

Ferran MONEGAL

Ágatha Ruíz de la Prada, en Planeta Calleja.

Navegaban en kayak por los manglares de Golfo Dulce, en Costa Rica. Hacía un calor tremebundo. Ágatha Ruíz de la Prada se había puesto un gorrito, y unas enormes gafas de sol, para protegerse. Declaró no tomar el sol nunca.

Es urbanita. Abomina de la vulgaridad del turista tumbado en la arena de una playa como una lagartija. Y Jesús Calleja (Planeta Calleja, Cuatro) aprovechaba para preguntarle, divertido: «¿Vestirías a Pedro Sánchez?». Y ella contestó: «A Pedro Sánchez no quiero vestirle, ¡preferiría desvestirle! Me han dicho que es una pasada de guapo». Y la nube de mosquitos que les acompañaba, se partía de risa.

¡Ahh! Ha dado mucho juego televisivo Ágatha Ruíz de la Prada, baronesa de Santa Pau y marquesa de Castelldosrius, en este periplo centroamericano. Sufría sobrevolando la selva con una tirolina. Se angustiaba escuchando los aullidos del mico aullador. Padecía lo indecible soportando el sol de justicia. Se desgañitaba pidiendo la asistencia del maquillador («¡Yo no hago nada sin mi maquillador!»).

Calleja aprovechaba esos momentos de zozobra en la silvestre intemperie, para que contase cositas de su vida. Lo de Pedro Sánchez fue clarísimo: lo que quiere es desnudarle, no vestirle. A Albert Rivera dijo haberle hecho muchos diseños pero ahora está enfadada: «Está todo el dia con el innombrable. ¡Todo el día juntos!» y eso a ella le irrita porque el innombrable es su exmarido Pedro J. Ramírez.

Confesó que lo que más le fascina es codearse con el poder. Por ejemplo, el día que conoció al magnate Rupert Murdoch. Dijo: «Morbo, me dio mucho morbo». Y repasando a los presidentes que frecuentó cuando estaba con su ex, el innombrable, de Felipe González advirtió que al principio le encantaba «Pero ahora le detesto». Al rey emérito le tiene mucho cariño porque le regaló un perrito. Sobre Catalunya, la tierra de sus apellidos maternos Sentmenat y Güell, advirtió: «Artur Mas ha hecho un daño atroz», y añadió  que no soportaría que llevase algo suyo. Hombre, cabe la duda de si, llegado el caso, Mas se pondría alguno de sus modelitos.

Con estas entretenidas aventuras Calleja le da a Cuatro un poco de oxígeno. Lo necesita. Esta cadena lleva meses bajo mínimos. Está obteniendo los peores índices de audiencia desde que la compró Mediaset. Se espera una reacción enseguida.