Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Preparan la tumba del periodista asesinado

Ferran Monegal

El intermedio’, ante el caso Khashoggi.

Veremos pronto en la tele las imágenes. Los restos que puedan quedar del periodista Jamal Khashoggi serán enterrados en una tumba primorosamente confeccionada a base de hipocresía y de coartadas. Es el glorioso final que le preparan. Para que el statu quo de la potencia implicada –y de las que con ella colaboran– quede con la cara lavada, aunque tenga las manos cubiertas de sangre.

LA HIPOCRESÍA .– Se sorprendía Sandra Sabatés en El intermedio (La Sexta) que sea el presidente turco Erdogán quien esté encabezando la investigación del asesinato de Khashoggi. Advertía: «Turquía es un país que tiene decenas de periodistas encarcelados. Desde el 2016, Erdogán ha cerrado casi 200 medios de comunicación, incluyendo televisiones, radios y editoriales que no le eran afines». ¡Ah! Es la subimación de la hipocresía de Estado. El presidente que en su país encarcela el derecho que tienen sus habitantes a ser informados, ahora lidera la investigación sobre el informador liquidado. No es un rapto de amor a la libertad de información lo que le ha sobrevenido. Es sencillamente el interés por una coyuntura geopolítica de la que quiere sacar tajada.

LA COARTADA .– En el Telediario de las 15.00 horas, Cristina Olea, corresponsal de TVE en EEUU, ha informado del disgusto que le ha sobrevenido a Donald Trump ante las diferentes versiones que Arabia Saudí ha dado del asesinato de Khashoggi. Señalaba Cristina, con notable perspicacia: «Ha dicho Trump que es la peor coartada de la historia de las coartadas». O sea, que esta frase, bien leída, demuestra que a Trump lo que le irrita de verdad no es que hayan asesinado, sino que lo hayan hecho de manera tan chapucera y sobre todo que no hayan sido capaces de inventarse una buena coartada.

LOS COMPAÑEROS DE NEGOCIO .– En el TN migdia (TV-3), y también en El intermedio antes citado, nos han mostrado a un personaje muy conocido en España que ha colaborado en esa cumbre llamada Davos del desierto. Decía Wyoming:  «Hay héroes generosos que se han puesto al lado de los pobres jeques árabes», y nos enseñaron a Alejandro Agag, yerno de Aznar, el martes, en un acto en Riad. Colocado sobre un escenario, lanzaba entusiásticas alabanzas al príncipe heredero de Arabia.