Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

TV-3 ante el divorcio JxCAT-ERC

Ferran Monegal

La ruptura en el ’TN vespre’ (TV-3).

Cuando una pareja se separa, sus amigos siempre las pasan canutas. No saben qué hacer. No saben con cuál de los dos deben seguir siendo amigos. Si, además, los que se divorcian son sus jefes, entonces entran en una fase de gran nerviosismo. El martes, 9, después del trencadís en el Parlament, en el TN migdia abrieron con un rótulo que decía: «JxCAT y ERC trenquen», y dentro de este informativo nos decían alarmados: «¡Trenquen, trenquen la unitat!». O sea, ¡ay Dios mío! Seis horas y media después, en el TN vespre, colocaron un rótulo sensiblemente distinto. En lugar de «trenquen» pusieron «divisió», que es un poco más suave. Menos apocalíptico. Pero, cuidado, en este mismo TN vespertino insertaron esta foto que tiene ustedes junto a este comentario, un instante que resume con gran perfección la dimensión de la tragedia político-independentista: en la bancada del ParlamentTorra, en su escaño, Aragonès, en el suyo –que están juntos–, pero uno mirando hacia Pamplona, el otro mirando hacia las Pitiusas y, en medio, un vacío, un hueco, una oquedad terrible separando ambas criaturas. ¡Ahh!  Que TV-3 se haya atrevido a insertar esta genial imagen como resumen de lo que ocurre, es señal que en Sant Joan Despí deben de estar pasando cositas.

La semana pasada los TN se apresuraron a pintarnos una imagen idílica entre Torra y Aragonès, asegurando que habían limado diferencias y que el barco, con su capitán y su contramaestre al frente, navegaba sin problemas hacia Ítaca. ¡Ah! TV-3 siempre al servicio de la consigna. Ahora, en cambio, TV-3 ya nos habla de trencament, de divisió, y coloca en portada esta foto tan magnífica. O sea que, en efecto, en el santuario están pasando cositas, y a partir de ahora, consumado el divorcio, veremos pintorescas maniobras entre los amigos de la pareja: cada uno deberá decidir a quién sirve, y a quién deja de servir. Intuyo crecimiento de simpatías hacia ERC en Sant Joan Despí. Allí hay gente muy lista.

Será interesante ver el futuro que le aguarda al actual mosén de la basílica, Vicent Sanchis. Ya les dije el otro día que, según radio macuto, había de ser sustituido. Ahora, con los pactos hechos añicos, su titularidad en el templo seguirá por inercia, pero en fase interina. A la espera de otro mosén que entienda y sintonice mejor con la nueva religión. La de la parte divorciada que triunfe.


 

Temas: Catalunya