24 sep 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Torra en el callejón del 'electroshock'

Ferran Monegal

Cuando Torra deje la política (’El intermedio’).

Quim Torra la tele le mira mucho estos días. En particular los programas de análisis político. Hace unas horas, Joan Coscubiela decía en Al rojo vivo«Tiene doble personalidad. No ha entendido lo que es ser president de la Generalitat. Actúa como un activista de una facción o grupo». En programas de análisis con acento sarcástico o humorístico, pongamos El intermedio, también causa pasmo su actitud. Decía Wyoming, sorprendido: «Jamás imaginé que vería a un president de la Generalitat, miembro de un partido que lleva 30 años en el poder y en el sistema, arengando a los CDR para acabar con el sistema. ¡Ahh! Es todo un rebelde», y Wyoming añadía que, cuando deje el cargo político, su puerta giratoria será ser cantante de un grupo punki, y le hicieron un montaje fotográfico transformándolo en una especie de hermano gemelo de aquel tremendo artista aragonés llamado Manolo Kabezabolo. Hombre, es una imagen efectista y muy bonita, pero en lugar de criatura punki, quizá hubiera sido mejor recurrir a aquel extraordinario dibujo de Dr.Jekyll & Mr. Hyde que hizo Robert Louis Stevenson.

Los retratos que la tele nos ofrece últimamente de Quim Torra parecen inspirados en aquellas imágenes de los espejos cóncavos y convexos del Callejón del gato, que según Valle-Inclán eran la base del sentido más esperpéntico de la vida. Lo más interesante es que todas estas estampas y alegorías que se proyectan de él no se producen solo en las cadenas consideras enemigas, malas, o dañinas, por el sector más obsesivo del processisme. En su cadena amiga, en su canal incondicional, o sea, TV-3, también practican sobre Torra pavorosos dibujos. Lo del sábado en FAQS, que aquí se lo conté, fue un ejercicio que tarde o temprano merecerá estudios profundos. El pressing que le hizo TV-3 , la presión directa que le practicaron a Torra sentado en ese plató del FAQS, poniéndole rótulos y leyendas que le llamaban blando, flojo, y conformando sobre él la impresión de que ‘aquest president està fent figa’, debieron dejarle sumido en una depresión muy profunda.

Pero en algún despacho de TV-3, después, debió reinar la alegría, cuando vieron que, horas más tarde, Torra decía al CDR aquello de «¡Apreteu! ¡Feu bé d’apretar!». ¡Ahh! Qué satisfacción en Sant Joan Despí: su 'electroshock' al president, en FAQS, habia tenido un éxito absoluto.